Archivado en operadoras

REGULACIÓN

La CMT flexibiliza la normativa para las ofertas de Telefónica


Sobre el papel, la CMT ultima una normativa que forzará a Telefónica a alquilar un elemento más de su cartera: la línea de acceso al cliente. Pero el regulador ha previsto un precio que desincentiva que los rivales del ex monopolio usen esta vía, así que la consecuencia práctica es que Telefónica podrá ampliar su oferta de servicios empaquetados sin que aumente en demasía la competencia de los rivales.




I. Abril / MADRID Cinco Días Por qué los famosos tríos y dúos de Telefónica no incluyen en el paquete el alquiler mensual de la línea de teléfono? Puesto que su objetivo es presentar una oferta sencilla y facilitar el proceso al cliente para que acabe contratando cuantos más elementos mejor -voz, banda ancha, televisión...-, sería lógico sumar la cuota mensual. Pero no es así y no se trata de un reclamo publicitario para esconder un cobro que ronda los 14 euros cada 30 días, sino de una imposición regulatoria.

Telefónica tiene prohibido empaquetar el llamado acceso -que se materializa en el alquiler mensual de la línea en la cuota de abono-, pero no será así por mucho tiempo. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ultima una nueva regulación que, en su redacción actual, permitirá que el ex monopolio tenga libertad para incluir un servicio más en su oferta de productos empaquetados. Además, podrá hacerlo sin mucha amenaza del resto de los rivales, aunque la normativa estaba prevista en principio para aumentar la competencia.

La explicación a este aparente contrasentido está en la legislación básica de telecomunicaciones, según la cual Telefónica no puede dar a los clientes finales ninguna oferta que sus rivales no puedan replicar. Y la base para determinar que los competidores del ex monopolio en el mercado de telefonía fija e internet pueden emular las iniciativas de Telefónica es que ésta tenga una oferta mayorista. Es decir, que ponga a disposición de los otros operadores el alquiler de su red.

Hasta ahora, no se había considerado necesario forzar a Telefónica a alquilar el acceso, que son las líneas que llegan directamente a los clientes. En febrero, sin embargo, la CMT dio la sorpresa en forma de consulta pública al sector. El regulador había decidido abrir la cuota de abono para que los rivales del ex monopolio pudieran revenderla como si fuera suya y pedía opinión al sector.

Cuatro meses después, la comisión ya ha redactado su propuesta y ha vuelto a remitirla al sector para que realice sus alegaciones. Con ellas en la mano se llevará al consejo de la CMT, que será el órgano encargado de decidir si se aprueba la propuesta de los servicios técnicos sin modificaciones o se incluye algún cambio. Y en el documento, al que ha tenido acceso este diario, la principal sorpresa es el precio que se propone que cobre Telefónica por alquilar la línea.

Serán 11,71 euros al mes, si no se varía el documento, sólo dos euros menos que la cuota de abono de Telefónica a clientes finales -13,7 euros- y muy cerca de la propuesta original del ex monopolio. Pero lo más importante es que es dos euros más caro que el precio de acceder a las centrales de Telefónica en la modalidad llamada de bucle completamente desagregado e instalar equipos que permitan dar a los clientes no sólo servicio de línea, sino también de voz y banda ancha.

Fuentes del mercado explican que esta fijación de precios persigue un objetivo. El alquiler de línea es un servicio puro de reventa, en el que no hay inversión ni servicio de valor añadido por parte del rival de Telefónica. Por eso, la CMT no ha querido primarlo poniendo un precio bajo, sino todo lo contrario. Con una tarifa elevada, los operadores podrán optar por él cuando sea absolutamente necesario o para llegar a determinadas zonas en las que no van a desplegar infraestructuras, pero en general se lo pensarán dos veces antes de elegir esta modalidad frente a la del bucle desagregado, que requiere más inversión inicial para dejar luego mayor margen.

Y mientras la CMT se decanta claramente por favorecer las alternativas que suponen primar la inversión, Telefónica logra libertad para incluir la cuota de abono en los paquetes. Cuando se apruebe la nueva normativa, los rivales de la operadora dominante tendrán todas las cartas en su mano para replicar cualquier oferta del ex monopolio que incluya la línea, así que ella ya no tendrá cortapisas.

Telefónica, por tanto, podrá lanzar ofertas empaquetadas y lo hará con poca rivalidad, por lo menos de los operadoras que pretendan utilizar el alquiler de la línea y no la inversión en centrales para competir. Con un precio de 11,71 euros al mes, su capacidad de dar precios atractivos será bastante reducida.

Operadoras afectadas

La nueva regulación afecta a Telefónica, por un lado, y en el otro, a las operadoras de ADSL, aunque el grado de implicación depende del modelo de competencia desarrollado. En mayor o menor medida, Orange, Jazztel, Yacom y Tele2 usarán la nueva norma.

¿Próximo paso?, propuestas con telefonía móvil incluida


Telefónica ha conseguido poco a poco ampliar sus capacidades para presentar ofertas en el mercado. Primero fue la unión de la voz con la banda ancha, lo que dio lugar a las propuestas de acceso a internet con ADSL y tarifa plana de llamadas. Luego llegó el empaquetamiento con la televisión, en concreto, con el servicio de Imagenio del ex monopolio.

Cada uno de estos pasos fue muy criticado por sus rivales y, sobre todo, fue muy peleado ante el regulador. En todos los casos, las compañías que compiten con Telefónica intentaron retrasar al máximo la aprobación de los paquetes del ex monopolio.

La inclusión del acceso en los empaquetamientos está siendo la última batalla, pero se produce con la vista puesta en la siguiente, que será añadir el móvil a las ofertas. Para que eso sea posible, la CMT tiene que observar que se amplía la competencia en móvil y que los operadores virtuales o los establecidos avanzan por el camino de plantear en el mercado propuestas convergentes.

pdfprintpmail