Guia práctica para hacer compras en internet


UNA CONCEJALA SOCIALISTA DENUNCIA QUE NO PUEDE ACCEDER A WEBS SOBRE SALUD REPRODUCTIVA

El Ayuntamiento de Madrid veta la palabra'sexo' en sus ordenadores


El viernes pasado, a media mañana, la concejala del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid Ángeles Álvarez encendió el ordenador de su despacho municipal, entró en el buscador más común de la red y escribió estas palabras: "Salud sexual y reproductiva". Álvarez, portavoz de Igualdad, buscaba información sobre una próxima campaña latinoamericana sobre buenos hábitos en la cama. Pero no pudo. "La política de uso de su organización restringe el acceso a esta web en este momento", rezaba el mensaje que apareció en su pantalla. Entonces descubrió que el consistorio madrileño prohíbe el acceso a páginas de internet que contengan la palabra sexo. O derivados de esta.




JUAN RUIZ SIERRA El Periodico .- La concejala no terminó de dar crédito a esta política informática. Le parecía "increíble" que, desde su propio centro de trabajo, le impidieran visualizar una información que ella considera necesaria para desempeñar su labor, así que llamó a un compañero para que diera fe de lo que acababa de ocurrir. Volvió a teclear "salud sexual y reproductiva". Volvió a aparecer el mismo mensaje.

"EXCESO DE CELO"

"El PP partido que gobierna en Madrid confunde sexo con perversión y los excesos de celo suelen acabar en excesos represivos", dijo ayer Álvarez por teléfono. "Me parece bien que pongan sistemas de este tipo, pero la tecnología permite que haya filtros más selectivos", añadió la dirigente socialista. Y lo peor de todo, continuó, es que después, solo por probar, consiguió entrar desde el mismo ordenador en algunas webs con "chicas desnudas". "Es algo que a mí me descoloca", concluyó.
Desde el Ayuntamiento de Madrid, por descontado, se tiene una versión muy distinta de lo sucedido. "El sistema solo prohíbe aquellos contenidos sobre sexo que estén relacionados con la diversión", sostuvo ayer un portavoz municipal.

¿Diversión? "Sí, es decir, las páginas pornográficas. Y también las de juegos y apuestas", respondió. Así que una de dos, vino a decir este empleado del consistorio, o Álvarez está confundida sobre lo que le ocurrió o, simplemente, trató de ver algo de porno.

Ese mismo viernes, tras imprimir el mensaje que le anunciaba que no podía acceder a la web buscada, la concejala socialista volvió a casa, tecleó por tercera vez en su ordenador personal "salud sexual y reproductiva" y accedió a la información.

pdfprintpmail