Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

Otro texto alternativo a la LSSI


El Grupo parlamentario socialista del Congreso de los Diputados presentó el pasado día 8 una enmienda a la totalidad del Proyecto de Ley de servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio electrónico con un texto alternativo que intenta circunscribir la futura regulación a la Internet comercial y fijar la intervención de la Administración competente.





Al igual que hiciera tiempo atrás la Asociación de Internautas y, más recientemente, Izquierda Unida, también el PSOE ha elaborado un texto alternativo a la LSSI.

Con esta iniciativa como oposición parlamentaria, el PSOE se ha convertido también en objeto de las iras del sector de internautas que, desde hace más de un año, vienen lanzando continuas descalificaciones, insultos, ataques infundados, cuando no burdas mentiras, contra toda organización y persona que haya podido manifestarse públicamente a favor de regular a los prestadores de servicios en Internet y las peculiaridades del comercio electrónico para añadir de esa manera un poco más de seguridad jurídica, estuvieran a favor o en desacuerdo, en todo o en parte, dijeran lo que dijeran, con los sucesivos borradores que fueron elaborándose por el Gobierno con las aportaciones y observaciones de multitud de entidades.

Esa etapa parece que está llamada a terminar difuminada entre el asombro y el rencor con que algunos todavía observan las posiciones adoptadas por entidades representativas de la sociedad, entre ellas la adoptada por la oposición mayoritaria, enfrentada al Proyecto del Gobierno, pero tratando de aportar soluciones; esa etapa está llamada a terminar con más pena que gloria, dejando un poso de amargura por la falta de respeto por las opiniones ajenas que se ha evidenciado -y algunos hemos padecido- en un asunto que, como se ha visto hace pocas horas, ha despertado menos interés mediático y jurídico que el controvertido proyecto de reforma de la Ley de Partidos Políticos; incluso hemos podido observar como otro proyecto de Ley, el regulador del derecho fundamental de asociación, ha pasado a ser la primera Ley Orgánica aprobada este año sin pena ni gloria, ya que casi nadie le ha dedicado la más mínima atención, pese a tratarse de un derecho fundamental, al parecer no merecedor de grandes esfuerzos y que ha vuelto a dejar, una vez aprobada, a las entidades que persiguen fines de interés general en una posición mercantil enemiga de su esencia de vertebración social; a diferencia de la LSSI, que todavía está siendo objeto de debate parlamentario y que deberá ser objeto de consenso en sede parlamentaria, sobre cuyos integrantes y responsables recae ahora, como bien ha señalado la Asociación de Internautas, la responsabilidad de que finalmente resulte una buena Ley para tod@s.

Reproducido de Iurislex

pdfprintpmail