Archivado en P2P

ARRANCA LA SEGUNDA ERA DE LAS DESCARGAS EN INTERNET

El espinoso dilema del ánimo de lucro


La doctrina jurídica que funciona en España sobre las descargas es muy clara: sin ánimo de lucro no es delito. Se deriva de una circular de la Fiscalía General del Estado de mayo de 2006: "Las conductas relacionadas con la utilización de nuevas tecnologías, para la comunicación u obtención de obras protegidas, tales como las de colocar en la Red o bajar de Internet o las de intercambio de archivos a través del sistema P2P, sin perjuicio de poder constituir un ilícito civil, frente al que los titulares podrán ejercitar las correspondientes acciones en dicha vía, no reúnen, en principio, los requisitos para su incriminación penal si no concurre en ellas un ánimo de lucro comercial".




R. M. - Madrid – El País .- Pero no queda claro que las páginas que alojan contenidos estén bajo ese supuesto, puesto que se financian por publicidad o mediante una cuota. La Sociedad General de Autores y Editores lo (SGAE) lo tiene muy claro: "El ánimo de lucro es palmario y, en algunos casos, se trata directamente de una estafa", dice su portavoz Pedro Farré. La SGAE recuerda el caso de una empresa de León (Cuadruple) que alojaba y vendía contenidos a través de líneas de tarificación especial.

Fuera de ese caso penal, aún no hay ninguna sentencia judicial que condene a estos sitios. No ocurre lo mismo en Estados Unidos, donde las asociaciones de la industria audiovisual -la Motion Picture Association of America (MPAA) y la Recording Association of America (RIAA)- ya han ganado decenas de denuncias y han cerrado páginas web.

Una opinión muy distinta de la que sostiene el presidente de la Asociación de Internautas (AI), Victor Domingo. "En realiad, esos sitios funcionan como un almacén. Si se mete droga, la responsabilidad no es del que lo alquila. Así que si se vulnera el copyright de los contenidos, el responsable será el que los ha subido".

Bajo este dilema, no es de extrañar que muchas de estas páginas estén llenas de advertencias. Como la de Sinla mula.com que, tras anunciar todo tipo de series y películas en su página avisa: "Nosotros no reproducimos, plagiamos, distribuimos ni comunicamos públicamente películas, series, documentales o vídeos de música que puedan tener derechos de autor".

La revolución de las descargas rápidas


pdfprintpmail