Archivado en Sin Canon

LOS MILITANTES ECHAN HUMO

Llamazares traga saliva, con IU revuelta por el canon de la SGAE


Los foros, páginas y blogs de Izquierda Unida están que arden. El apoyo de la coalición al impuesto de la "ZGAE", cargándose una promesa electoral casi histórica, ha soliviantado los ánimos.




Manuel Ortega El Semanal Digital.- Que Gaspar Llamazares está viviendo un momento crítico dentro de Izquierda Unida es conocido, aunque no muy divulgado. Las luchas con el sector procedente del PCE y la contestación interna por lo que algunos juzgan como excesivo seguidismo del PSOE –las acusaciones han llegado hasta el punto de hacer responsable al coordinador general de convertir la coalición en un apéndice "más a la izquierda" del partido del Gobierno– se han reforzado con el apoyo al canon digital.

En esta "guerra de blogs" desatada en Internet desde que saliese adelante el canon digital propuesto por la Sociedad General de Autores y Editores, Izquierda Unida también está conociendo tendencias discrepantes hacia el voto favorable de su Grupo Parlamentario. Al frente de esta tendencia se encuentra el ex coordinador general de la coalición en Extremedura, y antiguo candidato a la Junta, Víctor Manuel Casco.

Definido, tras dejar sus cargos, como un simple militante de IU, Casco ha promocionado un manifiesto de "militantes, votantes y simpatizantes" desde su propia bitácora . "No hay justificación posible al voto favorable al canon digital. Jamás hemos defendido que la cultura se restringa, o que sea inaccesible en virtud de las carencias materiales", argumenta, asegurando, en alusión a los diputados de IU, que "no hay razón posible para explicar el sentido de vuestro voto, por cierto, contra una enmienda presentada por un senador de ICV".

En dicho manifiesto, puede leerse que el objetivo de los "abajo firmantes" es "expresar nuestro desagrado a las últimas votaciones que el Grupo Parlamentario del Congreso de los Diputados ha venido realizando en apoyo al Gobierno del PSOE y que se han desmarcado de las líneas programáticas de Izquierda Unida".

Isaura Navarro, Montserrat Muñoz y el propio Llamazares son los peor parados, al hacerles responsables de apoyar "un instrumento que contradice el programa de IU por, entre otras cosas, penalizar a quienes tienen menor nivel de renta, ponerse en manos de una sociedad privada y discriminar en gran medida a los artistas menos conocidos y a las manifestaciones culturales alternativas".

Y es que la coalición, con Llamazares al frente, no dudó en incluir entre sus propuestas electorales, en la anterior legislatura, la abolición del canon sobre los soportes digitales. El mismo canon por el que votó a favor en el Congreso el pasado mes de diciembre.

pdfprintpmail