Stop censura


Archivado en Mundo Internauta, Gobierno y Leyes

POR LAS LIBERTADES CIVILES; CONTRA LA VIGILANCIA Y CONTRA EL CANON DIGITAL

El Parlamento Europeo hace fracasar la propuesta de implantar la ley de los tres avisos.


La web écrans valora también positivamente los resultados de la movilización que llevó a la controvertida votación del pasado 24 de septiembre en Bruselas. Astrid Girardeau destaca especialmente en este artículo la importancia de la Enmienda 138, enmienda que no ha gustado nada ni a los productores de contenido ni al presidente francés Nicolas Sarkozy.




Esta mañana el Parlamento europeo ha enterrado la ley de los tres avisos. En Francia y en todos los países de la Unión Europea. Una tremenda bofetada según la Quadrature du net, para los los lobbys de la industria de la cultura y administración francesa.

Por otro lado, Guy Bono, eurodiputado socialista ha dicho que no se puede jugar de esa manera con las libertades individuales y que el Gobierno francés debe repasar su informe.

Hace algunas horas, en el Pleno del Parlamento Europeo se votó el paquete Telecom. Este recoge cuatro informes que permitirían sentar las bases de la futura regulación de las telecomunicaciones en Europa.

Desde hace algunos meses los debates se centran en directivas que definen la posición de Europa en cuanto a la neutralidad de Internet, la vigilancia de las redes, y la Ley de los tres avisos tal como es propuesta y apoyada por el gobierno francés, teniendo en cuenta que Francia ocupa desde el pasado 1 de julio la Presidencia de la Unión Europea.

"Hoy Europa aparece como el último bastión contra las tendencias liberticidas de ciertos estados miembros" ha manifestado Guy Bono en el momento de anunciar los resultados de las votaciones de la enmienda 138(1).Esta enmienda propuesta la semana pasada por los eurodiputados Guy Bono, Daniel Chn-Bendit y Zuzana Roithová, impide que un Estado miembro recurra a una autoridad administrativa en detrimento de la autorización judicial en materia de decisiones relativas a la libertad de expresión y de información de los ciudadanos.

En el marco de la primera lectura del paquete telecom la enmienda ha sido aprobada por una amplia mayoría (573 a favor y 74 en contra) Bono se alegraba diciendo " Esta enmienda prueba que Europa es consciente de que ciertos Estados miembros pretenden eludir el control judicial y que la autoridad judicial les proteja", En el último momento se reformó el texto en cuanto a las excepciones, pero esto no cuestiona su influencia sobre la ley de los tres avisos. La propiedad intelectual dificilmente se puede considerar como una amenaza contra el orden público.

Las restantes enmiendas consideradas como atentatorias contra la vida privada o contra la neutralidad de internet han sido de hecho rechazadas Y aquellas, como las enmiendas 166 y 133, que, al contrario, tendían a proteger esos derechos , han sido aprobadas. Una victoria al 100% por lo tanto para los opositores europeos contra la ley de los tres avisos y el filtro de las redes. Se va a volver a trabajar sobre los informes para una segunda lectura, como muy pronto para el primer trimestre de dos mil nueve, pero no puede modificarse lo principal.

(1) Enmienda 138, redacción adoptada:" en virtud del principio según el cual no se debe de tomar ninguna decisión que restrinja los derechos y libertades fundamentales de los usuarios sin previa autorización judicial en aplicación del artículo 11 de la Carta de los derechos fundamentales excepto en supuestos de amenaza al orden público donde la áutorización judicial puede ser posterior"

--
Enmienda 138 texto propuesto : "en virtud del principio según el cual no se debe de tomar ninguna decisión que restrinja los derechos y libertades fundamentales de los usuarios sin previa autorización judicial en aplicación del artículo 11 de la Carta de los derechos fundamentales
excepto en caso de fuerza mayor o por necesidades de salvaguardar la integridad y la seguridad de las redes y de acuerdo con las legislaciones penales nacionales por motivos de orden público, seguridad y moralidad públicas."

Por Astrid Girardeau
(traducción por Fabienne Bendodo)

pdfprintpmail