Archivado en operadoras, Gobierno y Leyes

INFORME DE LA CMT

¿De dónde han salido estos datos?


La CMT acaba de publicar su Comparativa internacional de ofertas comerciales de banda ancha en la Unión Europea a junio de 2008. Llaman la atención algunos de los datos utilizados en la comparativa, y conste que no estoy diciendo que sean falsos...




Por lo pronto hay que felicitar al regulador por haber introducido el concepto de paridad de poder adquisitivo (PPP) en el estudio: es una forma más honrada de comparar los costes en diferentes países; pero me temo que hasta ahí llega la ecuanimidad del ente regulador en su comparativa.

Vamos por partes. En este informe vemos que, según los datos de Eurostat (Anexo al informe, pág. 36), el poder adquisitivo español (0,924) está en el puesto 13º de la UE, entre los del Reino Unido y Chipre y muy lejos del danés (1,390). Para hacer la comparación hay que dividir el precio real entre esa cifra para obtener el precio ajustado a la PPP.

En primer lugar divide la oferta en tres tramos: hasta 1,99 Mb (velocidad baja), de 2 a 9,99 Mb (velocidad media) y más de 10 Mb (velocidad alta). Puede resultar sorprendente esta división, al poner juntas conexiones tan diferentes en un mismo tramo, pero de alguna forma hay que hacerla.

Es destacable que la propia Comisión hace caso omiso de la metodología que ellos mismos definen. Podemos leer en ese apartado, al final de la página 4, esto: "De las ofertas disponibles en la base de datos no se consideran ofertas con limitación de descarga temporal, ni conexiones de banda ancha a través de redes móviles (p.ej., HSDPA)". Luego veremos que en la comparación se usan dos tipos de acceso de Telefónica de España que según la CMT tienen este tipo de limitación. ¿De qué vale establecer una metodología si luego se hace caso omiso de ella? ¿Qué sentido tiene establecer unas reglas de juego para, acto seguido, soslayarlas?

Llaman la atención algunos de los datos mostrados en el estudio. Por ejemplo: en la Tabla 1 (pág. 5 del informe) para el operador histórico se dan estos datos para España:

Velocidad baja ... 33,9 Euros
Velocidad media .. 48,0 Euros
Velocidad alta ... 58,9 Euros

Sin embargo, y por más que he buscado y calculado entre la información que facilita Telefónica de España no he sido capaz de sacar esas cifras: o se pasan o no llegan. Y más aun ya que tal como explican en el propio informe (pág. 4): "El desembolso resulta de sumar el precio de acceso a la red (alquiler de línea) y el precio del servicio de banda ancha", por lo que hay que suponer que en esos precios indicados se han incluido los 13,974 Euros del alquiler de línea y entonces el coste del servicio sería 19,926 Euros, 34,026 Euros ó 44,926 Euros. De acuerdo a la información de la compañía los precios son estos:

Servicio Total
Velocidad baja (1 Mb) 29,90 Euros 43,874 Euros
Velocidad media (6 Mb) 40,90 Euros 54,874 Euros
Velocidad alta (10 Mb) 44,90 Euros 58,874 Euros

Salvo en el último caso, los precios se encuentran bastante lejos de los reales que estamos pagando los usuarios. ¿De dónde han salido estos datos?

Hablando siempre del operador histórico, miremos los datos reflejados en el informe y veremos que no hay uno solo que coincida con las ofertas que puede encontrar el usuario en Telefónica: o el precio no coincide o la oferta señalada no existe. Como muestra la tabla que vemos en la página 19 del informe: se habla de una conexión de Telefónica de 2 Mb de ancho de banda por 34 Euros; además se especifica que esta conexión tiene limitación de descarga. Buscando entre las ofertas combinadas, los llamados dúos de Telefónica, aparecen cuatro anchos de banda diferentes (1 Mb, 3 Mb, 6 Mb y 10 Mb) con cinco precios diferentes, desde los 19,90 Euros de 1 Mb con limitación de tráfico a los 44,90 Euros de los 10 Mb pero en ninguna parte hay una oferta empaquetada de 2 Mb con limitación de tráfico por 34 ?. ¿De dónde ha salido estos datos?

Otra cosa que no acabo de entender es cómo pueden incluir en la comparativa ofertas con limitaciones geográficas: una oferta puede ser las más económica del mercado, pero si no es accesible a una mayoría no es aceptable que se use para comparar. Es como si me dicen que hay un surtidor de gasolina que vende el litro de súper a 0,40 Euros pero está a 200 Km. de mi casa y tengo que gastar un deposito entre ida y vuelta para llenar el depósito.

No tiene sentido que me digan que Tele2 tiene una oferta empaquetada (1 Mb de banda ancha, voz y línea) por 29,9 Euros si no puede contratarse en cualquier municipio de la provincia en que resido; os invito a que lo comprobéis: En la provincia en que resido esa oferta empaquetada de 1 Mb sólo se puede contratar en uno de sus 208 municipios, y hay provincias en las que no se puede contratar en ningún sitio, como es el caso de Ávila.

Menos sentido tiene que me digan que en el tramo de velocidad media la mejor oferta la da Ono, con una conexión de 2 Mb todo incluido por 28 Euros. Y digo que tiene menos sentido porque va a ser muy difícil que el operador de cable extienda su red a la totalidad del territorio español.

Se supone que el regulador es un organismo neutral ¿Qué razón hay para emplear datos incorrectos o, directamente, inexistentes en un informe oficial? De la misma forma que el informe es prolijo en datos hay que incluir de donde han salido esos datos; no basta con decir que tal o cual oferta es la mejor del mercado. Además de ser imprescindible demostrarlo ha de ser accesible a una mayoría de usuarios.

Angel Matilla


pdfprintpmail