Archivado en Sin Canon

CRUZANDO EL CHARCO

Las actuaciones de la Spanish General Society of Authors and Editors (SGAE) llegan a los medios internacionales


La próxima vez que tengas una boda, asegúrate que el cámara que la graba no es un espía secreto de la RIAA o de una organización similar. Eso es precisamente lo que le sucedió a una pareja en España debido a los esfuerzos de la 'Spanish General Society of Authors and Editors' (SGAE), un grupo en defensa de los derechos de autor de músicos y artistas."




Así comienza un artículo de ArsTechnica, uno de los sitios sobre nuevas tecnologías más importantes de EEUU, en el que se explica a los lectores del otro lado del Atlántico la forma de actuar que tiene la SGAE y lo que es capaz de hacer para recaudar más y más dinero. Las reacciones de la mayor parte de los visitantes de la página, como os podéis imaginar, han ido desde la estupefacción, hasta la indignación, pasando por el cachoneo puro y duro.

No ha sido el único medio internacional que ha recogido las prácticas de esta entidad con ¿sin? ánimo de lucro, que sólo persigue el bien de la humanidad en su conjunto y de Teddy Bautista y Ramoncín en particular. En el Reino Unido, la edición online del Times, también se ha hecho eco de la curiosa manía que tiene la SGAE de recurrir a los servicios de detectivos para grabar sin permiso actos privados como son las bodas.

La SGAE también ha merecido una nota breve en el USA Today, el diario más leído de Estados Unidos. No se lo han tomado tan a la ligera blogs de habla inglesa -y no inglesa- como CrunchGear, P2P Net News, TechDirt o WebPlanet. El tema ha llegado hasta Digg, donde si queréis podéis contribuir con vuestros votos a que la noticia alcance la portada.

El revuelo que se ha originado es considerable, y eso que todavía no saben que a la SGAE no le tiembla el pulso lo más mínimo cuando tiene que cobrar derechos de autor a actos benéficos. Que se lo pregunten sino a TV3, que del dinero que recaudó el pasado domingo en La Marató de este año -dedicada a las enfermedades mentales graves-ha tenido que restar 45.000 euros para pagar a la susodicha.

Creedme cuando os digo que a este paso, y si les damos tiempo, aún conseguirán salir en el New York Times, algo a lo que muy poquitos pueden aspirar. No os extrañe lo más mínimo que en unos años la SGAE acabe convirtiéndose en empresa española más internacional. ¡¡¡Tiembla Telefónica!!!

Reproducido de Abadía Digital v4.0


¿Es la SGAE tan mala como la pintan?


pdfprintpmail