Archivado en Gobierno y Leyes

NI UN SOLO DIA DE GRACIA

Sigue la guerra virtualmente abierta contra González-Sinde


Ni un solo día amanece tranquilo para la flamante (por lo reciente, no por la acogida) ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. Si la directora y guionista inauguraba la semana con mal pie debido a la propuesta de recusación enarbolada por la Asociación de Internautas, no hay día que no se detecten movimientos (canciones, posts o sucedáneos) en la Web contra su (futura) gestión.




ABC - Esta vez el ataque ha venido con banda sonora incluida. Y es que ya circula por la Red (a más velocidad que la de cualquier ADSL, es lo que tiene el boca-oreja virtual) una versión especialmente dedicada a Sinde del tema que en su día interpretaron Carlos Baute y Marta Sánchez. Y tan especial, dado que la letra se adapta cual guante musical a la beligerancia que desde los cuatro puntos cardinales de la Red se siente hacia la ministra de Cultura.

Beligerancia musical«Hay que tener mala lecha para darte un Ministerio, agradéceselo a Zapatero. Yo sólo quiero que de inmediato te echen. Voy a pasar descargando pelis toda la noche, sé que no robarías un coche. Con ese ADSL que baja seis GB. Por tu culpa autores mendigan». Son sólo alguna de las lindezas que los internautas dedican a González-Sinde en un tema que, a buen seguro, se convertirá en uno de los próximos hits de la Red.

Pero no sólo de música viven los ataques virtuales. También podemos encontrar por los márgenes de Internet una supuesta entrevista a la Ministra en la que el inquisidor hace gala de una ironía bien inteligente («Intento decirle que, sin Internet, la gente se aburriría más y no le quedaría más remedio que ir al cine a ver cine español», afirma en una de sus preguntas), cuestionario al que se suman los constantes movimientos de los internautas en Facebook y Twitter.

Aunque el último quebradero de cabeza de la ministra de Cultura tiene un origen más institucional, ya que el sindicato de Técnicos Audiovisuales y Cinematográficos del Estado Español le ha hecho llegar una carta en la que denuncia «las constantes irregularidades que sufren los técnicos del cine y el audiovisual en España: largas jornadas, inseguridad en los rodajes, impagos y salarios en constante retroceso». Mucha tela que cortar, sin duda, para un reinado cultural que vive bajo amenaza de constante golpe de Estado desde su nacimiento.

pdfprintpmail