Quedate en casa



Archivado en Sin Canon

LA REBELIÓN DE MONTIJO

¡Qué no quiero pagar!


En estos días se ha conocido la postura de la Asociación de Empresarios de Montijo y Comarca: Han decidido no poner en sus locales ninguna obra representada por la Sociedad General de Autores y Editores, y por ese motivo se dirigieron a dicha empresa solicitando por burofax el catálogo completo de las obras por ellos representadas a fin de conocer cuáles son las que no van a sonar en dichos locales. Hasta aquí una petición nada descabellada: dígame que tiene para no usarlo.




Al menos me gustaría poder elegir por lo que pago. Nunca hemos dichos desde la Asociación de Internautas que se supriman los derechos de autor; lo que sí hemos defendido, y seguimos defendiendo, es que se pague por aquello que se use y que todo este entramado deje de ser primero un abuso y segundo un impuesto encubierto en manos de empresas privadas.

La respuesta de esta empresa no ha tardado en llegar también vía fax, sólo que no ha sido la esperada: Escudándose en el “amplio catálogo que representan”, más de 20 millones de títulos según los directivos de la empresa, declinan el envío de la información pero invitan a cambio a los propietarios a llevar a cabo las consultas a través de la web de dicha empresa.

¡Encomiable postura! Me están diciendo que se preocupan por mi salud y que no quieren que trabaje en demasía. Y digo yo: ¿Acaso no pueden pensar que no me importa lo más mínimo trabajar? No obstante, y como no me dan alternativa, usaré la herramienta que me ofrecen.

¿Herramienta? Se supone que una herramienta es algo ayuda en nuestro trabajo, algo que es útil para quien lo usa. Accedo al buscador en https://socios.sgae.es/RepertorioOnline. De entrada un “Disclaimer” (“Renuncia” en castellano, ¡Qué poco cuesta usar nuestro idioma!) al que hemos de dar nuestro visto bueno para poder acceder a la consulta. Algo empieza a oler mal cuando en el segundo párrafo nos advierten que “nuestra base de datos muestra los nombres de los intérpretes de la obras musicales a título orientativo”; un poco más adelante nos vuelve a recordar que “SGAE específicamente deniega toda y cualquier responsabilidad por alguna pérdida o daño en el que pueda incurrirse, directa o indirectamente, como resultado del uso de la información en esta base de datos, o por cualquier omisión u error contenido en esta base de datos” y finalmente “el usuario entiende las limitaciones de la información de esta base de datos, acepta los términos y condiciones manifestadas anteriormente y renuncia a todas y cualesquiera reclamaciones de cualquier clase y naturaleza contra SGAE, sus directivos, empleados, afiliados o licenciatarios con respecto al uso por parte del usuario de esta base de datos o de la información proporcionada”.

Es decir: No facilitan en soporte físico de ningún tipo la información que se les pide pero al mismo tiempo la única posibilidad que hay nos obliga a renunciar a cualquier tipo de reclamación. Es evidente que lo único que persigue esta empresa es pillar al común de los mortales, sí o sí.

A esta empresa hay que decirle que no engañen más, que la transparencia y claridad de la que permanentemente hacen gala cuando se les acusa de falta de la misma ha de empezar por la fiabilidad y veracidad de los datos ofrecidos. Sería interesante saber que opina quien corresponda, me da lo mismo que sea la autoridad administrativa o un Juez, si se le presenta toda esta documentación. No puede ser que al amparo del volumen de la información no se facilite la misma y al mismo tiempo la herramienta propuesta no sea válida.

La intención de esta empresa es cobrar sea como sea e independientemente de que tenga derecho o no a ello. Aplaudo la iniciativa de esta Asociación y desde aquí les envío todo mi apoyo pero me temo que dentro de unos meses podremos leer que se inicia un procedimiento judicial por el impago de las cantidades que, siempre según esta empresa, les adeudan en concepto de “actos de comunicación pública”.

Sólo pido pagar por lo que uso, no por lo que tal vez vaya a usar; sólo pido pagar aquello que gasto, no lo que quizás vaya a gastar.

Angel Matilla es miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Internautas

pdfprintpmail