Guia práctica para hacer compras en internet


Arremeten contra los internautas por la puerta trasera


El pasado 8 de enero, sin negociación previa con los sectores que ven vulnerados sus derechos fundamentales, el Gobierno aprobó la normativa sobre las descargas en Internet. El objeto de dicha normativa es la protección de la propiedad intelectual, persiguiendo las descargas ‘ilegales’ o el intercambio de archivos en la Red.




Aula Magna - Málaga.- La ministra González-Sinde ha colado esta regulación por la puerta trasera de la Ley de Economía Sostenible, en una disposición adicional, dejando en el aire dudas más que razonables sobre su desarrollo en un reglamento posterior. Y el resultado no ha gustado a los internautas españoles que han llamado a una campaña de desobediencia masiva. Ésta ha sido la culminación de una agria polémica en la que se han visto involucrados los defensores de los derechos de autor, los operadores de telecomunicaciones, consumidores e internautas.

La ministra ha argumentado, para justificar la inclusión en la LES de esta normativa, que ‘la creación intelectual es un sector estratégico para la transformación del modelo productivo’. Mientras, las asociaciones de internautas acusan al Gobierno de elaborar esta norma ‘a medida de una industria obsoleta, caduca y moribunda’, recordando que los derechos de autor ya están abusivamente protegidos por el llamado ‘canon digital’, un impuesto preventivo sobre los soportes digitales.

La nueva normativa pretende ahora, mediante control administrativo, el cierre de aquellas webs que, a juicio de la Comisión de Propiedad Intelectual, dependiente del Ministerio de Cultura, faciliten descargas ‘ilegales’, pudiendo solicitar a un juez el cierre cautelar de las mismas. La figura judicial, en este caso, intenta superar el principal argumento de oposición a estas medidas restrictivas: la vulneración del secreto en las comunicaciones postales, telefónicas y telegráficas por una comisión gubernamental, que es la que decide qué es lícito y qué no lo es.

Por ello, la oposición de los internautas a esta normativa introducida, con toda alevosía, por el ministerio de privilegios y prebendas varias, debe interesar a cuantos defiendan parcelas de libertad, la potenciación de la red y la misma difusión de la creación cultural.

También puedes donar enviando un SMS:
Desde España enviar AI al 27595 (Coste 1,20 euros + IVA)

Servicio especial de donaciones gracias a SEPOMO Micropagos



pdfprintpmail