La velocidad real de la banda ancha oscila entre el 42% y el 83% de lo contratado

La mayoría de las operadoras de Internet no ofrecen ni la mitad del servicio que cobran


¿Tiene fecha de caducidad la barra libre en Internet? El debate está sobre la mesa. El consejero delegado de Telefónica, Julio Linares, ha abierto la caja de los truenos al plantear recientemente en un foro que las tarifas planas de acceso sin límites amenazan la viabilidad del sector. Otras operadoras, como Vodafone, han seguido la estela advirtiendo de que no pueden asegurar el 'todo incluido' eternamente en un servicio que «tiene una capacidad finita». La posibilidad de que en un futuro próximo cada usuario pague por lo que consuma ha despertado gran malestar entre los internautas que históricamente, además, se resignan a 'disfrutar' de una de las conexiones más caras y lentas de toda Europa, según denuncian las asociaciones de usuarios.




M. ÁNGELES GONZÁLEZ | DIARIO SUR /MÁLAGA .- Así, en la provincia de Málaga, la mayoría de las operadoras no ofrecen ni la mitad de la velocidad por la que cobran en modalidad ADSL, y la distancia entre el servicio contratado y la capacidad real aumenta conforme se aspira a recibir más megas, según se desprende de una encuesta publicada en la web ADSLnet.es, en la que clientes de las diferentes compañías repartidos por la geografía malagueña hacen constar el ancho de banda real desde sus hogares tras realizar un sencillo test.

De esta forma, los resultados muestran que las ofertas de velocidades hasta 20 Mbps son ciencia ficción para la inmensa mayoría, y pocos pueden decir que reciben al menos la mitad de lo contratado. En este caso, la velocidad media registrada en la provincia conforme a los test realizados no supera en ningún caso los ocho megas. En ofertas de 12 Mbps, el registro máximo es de diez. De seis megas hacia abajo sí coinciden en algún caso la capacidad real con el servicio contratado, aunque incluso en servicios de un mega no se alcanza esa velocidad media.

Desde la Asociación de Internautas, su presidente, Víctor Domingo, confirma este extremo, y afirma rotundo que ningún operador ofrece lo que promete, fundamentalmente debido a que la distancia entre el nodo de conexión y el hogar del usuario debilita la señal. «La velocidad real oscila entre el 42 y el 83%, y de media suele llegar al 50 o 60% de lo que se publicita», señala. Porcentaje que, en el caso de Telefónica, «alcanza el 80%». «Lo que ofrecen es inversamente proporcional a lo que dan», denuncia Domingo, que reconoce que no puede actuarse legalmente contra esto porque las compañías siempre ponen la palabra 'hasta' antes de la velocidad que ofertan.

Internautas frustrados

El hecho de que las empresas no informen con transparencia de las limitaciones tecnológicas y realicen ofertas inadecuadas a las necesidades de los usuarios y a las posibilidades técnicas causa frustración entre los consumidores, que consideran que este comportamiento no es ético, según una encuesta realizada por la Asociación de Internautas entre noviembre de 2009 y mayo de 2010. Este estudio concluye que solo Euskaltel y Telefónica se aproximan al 80% del caudal de descarga en todas sus ofertas de velocidad. Las pérdidas de velocidad alcanzan la máxima diferencia en los 20 megas.
Pero esta no es la única asignatura pendiente en banda ancha. El precio del servicio también trae de cabeza a los usuarios de Internet, que en España pagan hasta un 70% más que la media europea, según el último informe comparativo publicado por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). De él se desprende que la mejor oferta del operador histórico (Telefónica) de banda ancha más voz en el tramo de velocidad media (de 2Mbps a 10Mbps) supone un desembolso superior en un 71,7% a la media de las mejores ofertas del continente; esto es, 58,1 euros al mes frente a 33,8 euros.

Y a pesar de esto, Internet sigue ganando terreno en la provincia de Málaga, que se mantiene a la cabeza en líneas de banda ancha, con un total de 307.263, según datos del Anuario Económico de La Caixa referidos a 2009. Se sitúa, en términos absolutos, en sexto lugar tras Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Alicante. En comparación con la población, ocupa el puesto 21, con una línea contratada por cada 5,18 habitantes, similar a la media nacional.

A estas alturas a nadie se le escapa que la Red ha pasado a formar parte de la vida y el trabajo de los malagueños. En solo cuatro años, el porcentaje de hogares con acceso a Internet ha aumentado un 18,5% y por primera vez en la historia más de la mitad de las viviendas de la provincia están conectadas (un 55%), con la tasa más alta de toda Andalucía, según datos de la 'Encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de la información y comunicación en los hogares' publicada por la Consejería de Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2009.

Este estudio concluye que el 60% de los usuarios de Internet en Málaga se conectan a diario, la mayoría en su vivienda (74,4%), seguido del centro de trabajo (33%), mientras que más de un tercio acceden con frecuencia a la banca electrónica.

En el último año se han incrementado un 50% las compras en supermercados 'on line' en Málaga, según las principales cadenas de alimentación, y uno de cada diez ciudadanos adquiere productos o servicios a través de la Red, el triple que hace cinco años, según el estudio 'El comercio electrónico en España', de AEA Business School.

«El fin de la tarifa plana sería volver diez años atrás»
Con la llegada de la tarifa plana en España hace una década, en solo un año se triplicó el número de internautas. El 'todo incluido' supuso la popularización y accesibilidad de Internet para numerosos ciudadanos que se animaron a meter en sus hogares una herramienta que se ha convertido para muchos en esencial en sus vidas y en sus trabajos. Sin embargo, el debate sobre la posibilidad de instaurar el pago por consumo en banda ancha ha caído como una losa sobre muchos malagueños que no dudarían en darse de baja del servicio si ello les supusiera un mayor sacrificio económico, sobre todo en tiempos de crisis. Así lo advierte Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, que señala que eliminar la tarifa plana «sería volver diez años atrás» y elevaría las tarifas. A su juicio, los argumentos de las operadoras de que un porcentaje mínimo de usuarios colapsan la red «no tienen ningún sentido».

ENCUESTA BANDA ANCHA MÓVIL


pdfprintpmail