Archivado en Mundo Internauta

El Senado con los internautas, exigen al Gobierno que garantice la Neutralidad en la Red.


EL Psoe rectifica y acepta la definición de “neutralidad” propuesta por el PP la pasada semana, lo que ha llevado a la votación por unanimidad en la que el Senado insta a la modificación de la normativa española para garantizar el cumplimiento de la neutralidad en la Red. La Asociación de Internautas valora muy positivamente este primer paso para que el Gobierno garantice la Neutralidad de la Red.




Para la Asociación de Internautas supone un respaldo del Senado español a las demandas de la comunidad inernauta en favor de la Neutralidad en la Red, y valora muy positivamente la inteligencia a la que han llegado hoy todos los grupos políticos para adoptar está decisión unánime de apuesta por el futuro del desarrollo de la Sociedad de la Información en España.

Y asume el compromiso desde la sociedad civil para que este histórico acuerdo en favor de la Neutralidad en la Red adoptado por nuestro Senado, sea confirmado por el Congreso de los Diputados y ratificado por Gobierno de España.


Por su interés reproducimos a continuación la intervención del senador Idelfonso Pastor del GPP en defensa de la Neutralidad de la Red (El Senador participará mañana en el debate online de la Asociación de Internautas).


Señor Presidente, Señorías, muy buenos días,

Cuando hace tan sólo dos semanas el Grupo Parlamentario Popular presentó ante esta Cámara una moción para defender y proteger la neutralidad de la red, para nosotros era importantísimo que el Senado de España se pronunciase de forma inequívoca en favor del principio de neutralidad de la red instando al Gobierno a legislar en la materia y aportandopara ello la definición más exacta posible de dicho principio, definición que, por cierto, estaba extraída de la propio creador de la web, el Señor Tim Berners Lee.

Mientras que para nosotros lo verdaderamente trascendente del debate que traíamos a la consideración de la cámara era la contundencia y claridad de lo que se defendía, para el resto de los grupos lo realmente importante parecía ser el consenso.

Hoy, dos semanas después, puedo decirles que me he dado cuenta de que el consenso es importante. Y lo es porque sin consenso no es posible sacar adelante una declaración sin fisuras de esta Cámara en favor de un principio con el que todos parecemos estar de acuerdo.
Sin embargo Señorías, el consenso en política no puede ser un fin en sí mismo, porque el consenso acerca de algo que es nada es precisamente eso, nada.
Por eso creo que hoy podemos estar satisfechos. Señorías, lo que hoy hemos conseguido es básicamente lo que nos reclamaban los ciudadanos. Un acuerdo, si. Un acuerdo unánime. Pero sobre todo, un acuerdo con contenido, sin resquicios, sin trampas, sin fisuras. Un acuerdo que se manifiesta de forma indudable e inequívoca en favor de una regulación del principio de neutralidad de la red tal y como este fue definido desde el primer día.

Esto es precisamente lo que durante las últimas dos semanas nos han estado pidiendo los ciudadanos, desde que el Grupo Parlamentario Popular presentó su moción original. Que fuéramos capaces de escucharles, de comprender la importancia de lo que teníamos entre manos y de conseguir con nuestro pronunciamiento lo que estamos haciendo hoy aquí. Defender sus derechos como ciudadanos y como usuarios de Internet.

Sin ir más lejos, durante el día de ayer miles de ciudadanos, de blogers y de empresas de Internet han suscrito un manifiesto que en su punto once señala literalmente que “es preciso que cualquier moción que se apruebe vincule de manera indisoluble la definición de red neutral en el contenido de la ley que se promueve, y no condicione su aplicación a cuestiones que poco tienen que ver con ésta”.

Y sí, como ustedes han señalado, es cierto que a este acuerdo podíamos haber llegado antes. Sí, podían ustedes haberse ahorrado el giro copernicano que progresivamente han dado sobre esta cuestión y nos podíamos haber evitado muchas cosas.

Porque tan solo 24 horas antes de que debatiéramos este tema por primera vez, hace dos semanas, ustedes presentaron una enmienda que contenía algunas cuestiones como mínimo bastante dudosas.

Cuestiones como la mención a la calidad del servicio

A los estándares técnicos y a los Institutos que supuestamente debían fijarlos
O a los servicios prioritarios a los que en su defensa hicieron referencia

En definitiva, una enmienda que, cualquiera lo podía entender así y, de hecho así fue como todo el mundo la entendió, estaba en contra del principio de neutralidad de la red tal y como hoy lo definimos.

Pues bien, un solo día después de firmar esa enmienda a la que acabo de referirme, y tras votar en contra de la moción presentada por el Grupo Parlamentario Popular, ustedes anunciaron, por cierto, a través de la red social Twitter, el texto de la nueva moción que presentarían. Un texto en el que daban un pequeño pasito adelante.

En su nuevo texto, que nada tenía que ver con la enmienda que habían defendido el día antes, se mostraban de acuerdo con regular el principio de neutralidad de la red, eso sí, dejándolo en un segundo plano. Relegando la definición de lo que se pretendía legislar a un segundo punto y dejando la puerta abierta a que el principio de neutralidad de la red pudiera ser posteriormente redefinido en un sentido distinto del que motivó el debate desde el primer momento.

Sin embargo, gracias al acuerdo al que finalmente hemos conseguido llegar, el pronunciamiento que hoy emitirá la Cámara irá en el mismo sentido que lo que la moción original que pude defender ante ustedes hace dos semanas. Pronunciamiento que no es otro que el de pedir una ley urgente para garantizar el principio de neutralidad al tiempo que este principio tan importante para el futuro de Internet es definido de forma expresa y en términos lo más rigurosos posibles.

Y sí, esos mismos ciudadanos que hace sólo unas semanas criticaban a esta Cámara por no apoyar algo en lo que la inmensa mayoría de los usuarios de Internet cree, probablemente mañana nos aplaudan por haber sido capaces de llegar a este acuerdo unánime.

Porque no olviden Señorías que cuando un ciudadano expresa su opinión libremente nunca puede ser considerado un factor externo y, mucho menos, que degrade el trabajo de esta Cámara. Puesto que, en definitiva, son precisamente sus inquietudes, intereses y preocupaciones las que dan sentido a la labor que aquí ejercemos, que no es otra que la de representarlos.

Señorías, el texto pactado por todos hoy da respuesta a las principales preocupaciones que nos generaba la moción registrada ante la Cámara:
En primer lugar y como antes he tenido ocasión de señalar, que la definición de la neutralidad de la red debía ser incluida en el contenido de la futura ley que se promueve.

En segundo lugar, que el concepto de neutralidad de la red es un concepto claro e indiscutible, por lo que es necesario hablar del principio de neutralidad de la red y no de una pluralidad de principios que nadie sabe cuales son.

En definitiva, neutralidad de la red garantizada por ley sí, pero dejando claro que es lo que esa neutralidad significa.

En cualquier caso, pese a que el acuerdo a que hemos llegado contiene en esencia todo aquello que nuestro grupo ha defendido desde un inicio, no se puede ocultar que todo pacto tiene por definición un cierto componente de renuncia y que el consenso a que hoy hemos llegado no es, en este sentido, una excepción. Así, para poder llegar a este acuerdo que nos permite aprobar un texto unánime pidiéndole al Gobierno que regule por ley el principio de neutralidad de la red, nuestro grupo ha tenido que renunciar a la pretensión de fijar un horizonte temporal para ello.

Quiero señalar que la mención a dicho horizonte temporal en la enmienda presentada por nuestro grupo a la moción que había sido registrada no tenía nada de casual, sino que pretendía aprovechar la inminente presentación de un Proyecto de Ley para reformar la Ley General de Telecomunicaciones, tal y como el Gobierno ha anunciado muy recientemente, para que en el mismo proyecto se recogiera también la garantía del principio de neutralidad de la red, ya que en el última instancia es precisamente eso lo que se pide.
Nos parecía que fijar un horizonte temporal definido aportaba certeza y seguridad a la urgencia a la que se hace mención en el texto de la moción, asegurando que lo que el Gobierno entiende por urgencia es lo mismo que para el resto de la humanidad, es decir, una cierta inmediatez en la acción.
No obstante, con esta pequeña cesión que nos ha permitido alcanzar el acuerdo en esta materia queremos darles un voto de confianza.
Un voto de confianza en que esta vez sí, el Gobierno respetará y acatará el mandato que esta Cámara le hace.

Un voto de confianza en que lo que la sociedad, los usuarios y la mayoría de las empresas que operan a través de la red sean escuchados y sus demandas atendidas.

Un voto de confianza Señorías, porque es precisamente la confianza lo que algunos ciudadanos creyeron perder tras el espectáculo ofrecido por esta Cámara hace tan solo dos semanas y esta es una ocasión irrepetible para intentar recuperarla.



JUEVES 2 DE DICIEMBRE 18 Horas :
Internautas TV: Debate online sobre Neutralidad en la Red.




pdfprintpmail