Archivado en Sin Canon

Teddy Bautista tendrá que reclamar judicialmente su pensión de 23.000 euros


A Teddy Bautista le ha salido mal, muy mal la jugada de denunciar a la SGAE por despido improcedente, al menos de momento. Una demanda en la que el exdirectivo, que había presentado su renuncia a todos sus cargos el 12 de julio, reclamaba a la entidad de gestión una indemnización de 1.400.000 de euros.




Susana Gaviña ABC.-La denuncia, además de ser desestimada por el Juzgado de lo Social número 40 de Madrid el pasado 12 de marzo, ha creado la base legal para poder impugnar la pensión millonaria (el monto total supera los tres millones de euros), que el expresidente iba a recibir a razón de 23.000 euros al mes. Una decisión que llevará adelante la SGAE, según desvela su actual presidente, Antón Reixa, en una entrevista concedida a «El Correo».

La sentencia del Juzgado de lo Social ha entreabierto así la puerta para cancelar la pensión, pues en ella el juez no contempla ninguna relación laboral, sino «mercantil», entre Bautista y la SGAE, por lo que no existía obligación de darle un salario. «Y las aportaciones al fondo de pensiones se hacen de conformidad con el salario. Y la obligación de la SGAE era cero», precisaron a ABC fuentes de la entidad.

Tras la sentencia del Juzgado de lo Laboral, y ya como presidente, Reixa decidió pedir un informe al abogado Javier Sánchez Moreno, independiente y externo a la entidad, además de experto en seguros, «para encontrar la causa que pudiera alterar el contrato suscrito entre la SGAE y Vidacaixa», donde se encuentra depositado el fondo de pensiones.

Ocho años de batalla legal

Sánchez Moreno encontró este resquicio y así lo expuso en su informe jurídico, que presentó este jueves al nuevo consejo de dirección de la SGAE, que decidió, por mayoría, proceder al «rescate» (término legal) de las cantidades aportadas por la entidad. Ese mismo día, el consejo remitió una carta a Vidacaixa reclamando la devolución del dinero (dos semanas antes se le había enviado otra misiva bloqueando cualquier pago a Bautista, a la espera del informe jurídico). Según las mismas fuentes, el reintegro de los tres millones, más los intereses generados durante estos años, debería ser inmediato, «la próxima semana».

Si Teddy Bautista quiere recuperar su pensión tendrá que hacerlo vía judicial, y el proceso, además de costoso, sería largo, hasta ocho años si la reclamación llega al Tribunal Supremo, al que podría apelar como último recurso ante la cuantía que reclama.

La SGAE ya tiene previsto que deberá enfrentarse a su expresidente y es muy posible que sea el propio Sánchez Moreno quien se ocupe de defender los intereseses de la entidad.

Tres razones para impugnar la pensión

Al parecer, la decisión de llevar adelante la impugnación de la pensión de Bautista, antes incluso de que se conozca el resultado de la investigación de la Operación Saga, podría estar en el malestar interno en la entidad por la demanda presentada por Bautista por despido improcedente —«si no la hubiera presentado, no nos hubiera dado base legal para reclamarle la pensión»—, en la que pedía como compensación 1.400.000 euros; pero también habrían jugado otros factores, como la alarma social creada ante la posibilidad de que el exdirectivo, inculpado en tres presuntos delitos, se embolsara 23.000 euros al mes de una entidad que actualmente está siendo investigada por la Audiencia Nacional, y que en estos momentos no levanta muchas simpatías entre los ciudadanos.

El deterioro de la imagen de la SGAE, a raíz de la entrada de la Guardia Civil en su sede el pasado 1 de julio, es otro de los elementos que han inclinado la balanza para tomar una decisión antes de conocer una sentencia que inculpe o absuelva definitivamente a Teddy Bautista.


Fernández-Sastrón, en desacuerdo, «porque se está prejuzgando a Teddy»

José Miguel Fernández-Sastrón está en completo desacuerdo con la decisión del consejo de dirección de la SGAE de impugnar la pensión del expresidente al considerar que con esta medida «se está prejuzgando» a Bautista. «Entiendo que si fuera culpable habría una base para hacerlo, y se le podría reclamar por responsabilidad civil. La pensión fue aprobada en una Junta Directiva (tal vez no debió hacerse entonces) y ya está pagada. No entiendo que se le quite ahora. Yo creo que las cosas hay que hacerlas bien, y en la SGAE hace cinco años que se están haciendo mal», declaró ayer el compositor a ABC, que apela a la «seguridad jurídica», de alguien que no ha sido declarado culpable. «A mí, personalmente, me parece mal esta decisión».

pdfprintpmail