Archivado en Mundo Internauta

Periodismo e Internet = mil y una excusas


Investigar sobre la crisis del periodismo para mi Trabajo de Fin de Grado ha supuesto que en los últimos meses haya leído casi todo tipo de excusas acerca de los posibles motivos de la crisis del periodismo y el grado de culpa de Internet.




Aroa Díaz Gutiérrez .- La facilidad con la que se puede publicar, el exponencial aumento de la competencia, la eliminación de costes y la gratuidad de los contenidos son los principales motivos por los que, según los expertos que he consultado hasta ahora, la sangría de lectores que experimentan los medios tradicionales lejos de cesar se ha incrementado en los últimos años.

Sin embargo, de entre todas estas 'excusas' ha habido una que me ha llamado poderosamente la atención. Uno de los informes que he analizado acerca de la pérdida de valor económico de los periódicos -a raíz de la venta del The Boston Globe y The Washington Post por menos valor del que primeramente fueron adquiridos- achaca esta caída de los medios a la pérdida de los anuncios clasificados, los cuales, se pueden encontrar y publicar gratuitamente en la Red actualmente mientras que, años atrás, sólo podíamos publicarlos y consultarlos en los tabloides.

Sí, esta pérdida supuso la desaparición de esta inyección de ingresos, sin embargo, a priori, no tuvo porqué afectar al tráfico, ¿o sí? Pues bien, de acuerdo con este informe, la pérdida de los anuncios clasificados no sólo afecto al descenso en los ingresos sino que también fue la causa de un descenso del 7% del tráfico a los medios de comunicación convirtiéndose en el principio de la sangría.

Y digo yo, ¿tan deficientes eran los contenidos realizados en estos medios que el 7% de la audiencia tan sólo acudía a ellos en busca de los anuncios clasificados?, y de ser así, ¿no tendría esto algo que ver en el proceso?

En pocas palabras, que para el autor de este informe, el problema de los medios de comunicación siguen siendo las pérdidas económicas y nada tiene que ver tiene que los contenidos sean tan deficientes que los usuarios tan solo recurren a los periódicos en busca de anuncios clasificados en lugar de noticias de actualidad. Digo yo, humildemente, ¿no tendrá algo que ver que en los últimos años la ética periodística haya brillado por su ausencia y que la politización de los medios haya sido el verdadero motor de trabajo en las redacciones olvidando que el verdadero propietario de la información es el usuario -y quien debería dar el dinero-?, como es evidente tampoco estará relacionado con la excesiva dependencia de los medios a la publicidad que trastornó todos los nortes de periódicos, revistas, radios y televisiones -por no hablar de las subvenciones estatales y las coacciones mediante regalos, bonitas estancias y cenas-. Nada que ver.

Da pena pensar que, aún con todo, son muchos los que prefieren seguir echando las culpas a Internet en lugar de comenzar a explorar el nuevo mundo de herramientas que se abre frente a nosotros brindándonos una oportunidad de refundar el periodismo. A ellos les recomiendo las palabras del jefe de economía de Google, Hal Varian, quien es capaz de sintetizar los problemas de la profesión en ocho puntos.

Por desgracia, para una gran parte de esta profesión esto sigue sin tener importancia y continúan vistiendo a Internet como el demonio máximo. Somos muchos quienes soñamos con ganarnos la vida haciendo lo que nos gusta -contar historias- pero serán pocos los privilegiados que puedan llegar a hacerlo comprendiendo las necesidades de información de la sociedad, realizando un buen periodismo y proporcionando los medios necesarios y bien utilizados para poder rentabilizarlo. Tres requisitos indispensables para realizar correctamente la función de periodista. Tres requisitos que cada vez es más raro ver cumplidos en medios de comunicación.

pdfprintpmail