Archivado en Gobierno y Leyes

EE UU considera que la censura en redes sociales es "la quema de libros del siglo XXI"


EE UU ha criticado el cierre de Twitter en Turquía y ha insistido en dar marcha atrás y permitir el debate público abierto. firman que Turquía no tiene nada que temer del libre flujo de ideas e incluso de las críticas y que "este bloqueo debería retirarse". Han explicado que la forma en la que los gobiernos respondan a las críticas es lo que diferencia a las democracias con los regímenes autoritarios.




Europa Press.es.- "Es la quema de libros del siglo XXI y no hace a nadie más fuerte (...). En una época en la que Internet es el foro mundial, la censura es una amenaza para la libertad de expresión de todos", ha afirmado el subsecretario para Asuntos Públicos del Departamento de Estado norteamericano, Doug Frantz.

Los gobiernos que intentan silenciar a su propio pueblo están en una batalla perdida de antemano Este "error" a veces lo cometen incluso países amigos. "Un amigo como Turquía no tiene nada que temer del libre flujo de ideas e incluso críticas que representa Twitter. Este intento de bloquear el acceso de sus ciudadanos a las redes sociales debería retirarse", ha argumentado en un artículo colgado en la web del Departamento de Estado.

Frantz recuerda la propia historia de Estados Unidos, que aunque consagra la libertad de expresión a nivel constitucional, se han producido "abusos" y se han adoptado "medidas erróneas". "Puede que las autoridades se vean tentadas a ver a la prensa o la discusión abierta como el enemigo. La forma en la que respondan a las críticas es lo que diferencia a las democracia vivas de los regímenes autoritarios", ha argumentado.

"La batalla contra Internet está perdida"

Además, Frantz argumenta que "la batalla contra la apertura que representa Internet es una batalla perdida". "Los muros que se construyen son escalados y si se elevan más, son rodeados. Twitter es bloqueado y los tuits siguen fluyendo. Youtube se cierra y los vídeos siguen viéndose", ha indicado.

"Los dirigentes deben aceptar que no tienen el poder de evitar que se produzcan conversaciones. Solo tienen la elección de si participan en ellas", ha añadido. "Los gobiernos que intentan silenciar a su propio pueblo están inmersos en una batalla perdida de antemano, una receta para lograr un mayor descontento social", ha apostillado Frantz.


pdfprintpmail