Archivado en Noticias, Mundo Internauta

Entre cómicos, galanes y suripantas


Anda levantisca la canalla gallega de las tablas, envuelta en pronunciamientos y a punto de sublevación porque el "padre padrone" que rige los destinos de su patria les ha reventado los premios Max de teatro. A nuestros cómicos no les quieren subvencionar los galardones que se iban a dar a sí mismos en Santiago por si les da el subidón de pancarta petrolera, antibélica o dimisionaria y se atreven a morder la mano que les da de comer, como decían nuestros clásicos.





Mala cosa esa venganza gubernamental anticipada, pero uno se pregunta por qué la Sociedad General de Autores que los organiza no se paga ella misma esos fastos con el dinero que chupa como sanguijuela hasta del apuntador cada vez que se mueve un títere de un guiñol o se enciende un televisor en un bar de tercerías. Teddy Bautista, el boss de la SGAE antes músico y ahora mercader plenipotenciario, debería bajar de su avión privado si es que lo tiene y si no también para pisar tierra y poner el parné, en vez de pretender que paguemos dobles impuestos: unos, en la ta quilla por ver u oir hasta el último intérprete que mueva un pelo sobre un escenario; otros, en forma de subvenciones del Gobierno que toque por alquilar el producto Maxmedalla en una u otra ciudad o autonomía y así salir en la tele y parecer como los Goya, igual que los Goya quieren parecer como los Oscar del Holivú de Bush y Bush se quiere parecer a Dios. El feeling, chico, el feeling.

- A mí me parece digno, justo y necesario que esta profesión maltratada de los cómicos, desde figurantes a galanes o suripantas, que eran la coristas pero también las mujeres de vida alegre, puedan tener un día de gloria porque se lo merecen y sirve para engrasar la máquina teatral. Pero me parecería más justo que los pagara la SGAE, el aparato chupóptero que los tutela, en vez de vendérnoslos como derechos de imagen a las periferias que no somos Madrid o Holibú. Y luego está lo de Santiago, que ya me decía a mí el alcalde Paco Vázquez que las autonomías son más centralistas que Don Pelayo. No hay nada que en Santiago no se lo guisen y no se lo coman como si fuera el nuevo ombligo de la patria gallega reedificada, aunque en realidad los de Vigo, a Coruña o Ourense ni nos enteremos porque en Galicia vivimos dándonos el culo los unos a los otros, unos mirando al norte y otros al sur. Y así, de lo que se celebra en el Teatro Principal de Santiago o cualquiera de los mil nuevos auditorios apostólicos y santiagueses se enteran los asistentes y algunos gallegos que hacen zapping por la tele y dicen "coño, ya están ahí esos comediantes". Y cambian de canal en busca de espacios de más vuelo intelectual como el de los Sardá y demás delincuentes mediáticos.

- Lo de los Max es serio pero, ya que hablo de comportamientos delictivos, se me va la mente a la red de redes ¡oh, Dios mío! ¿Cuántos gallegos están sintiéndose toreados, ultrajados y estafados por ese inmenso fraude que constituyen los servicios de atención al cliente en Internet ? Uno, por ejemplo, está pagando hace tres meses a Ya. Com el alta en ADSL sin que haya funcionado un solo día, y esto debe ser una gota en el océano mafioso de esos magnates que andan al galope de su corbata diciendo que se llaman Alierta o parecido. Increíble que organizaciones como la OCU, que quieren sacar los cuartos a Vodafone por unas horas de incomunicación, no tomen cartas en el mayor escarnio de la historia de España. Yo, por esa macroestafa estelar sí que iría en manifestación a Madrid. Son peor que el chapapote.

Artículo de Fernando Franco en el Faro de Vigo

Noticias relacionadas:

Vuelve un espacio de libertad a la Red.

ADSL: Admitida a tramite la demanda sobre impugnacion del clausulado de YA.COM


pdfprintpmail