Archivado en Sin Canon

LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL

Transparencia, tasa Google y mayor poder para la Comisión Sinde: las claves de la reforma


Analizamos las novedades de la nueva reforma de la LPI, aprobada la semana pasada en el Congreso. La Tasa Google, la creación de una ventanilla única de pago para compensar económicamente a los editores de contenidos, y un mayor refuerzo de los instrumentos de control y transparencia de las entidades de gestión, son algunas de las claves.




M.Miron/A.Petit RitmosXXI.com ..- ">Mucho se ha escrito desde que la semana pasada, el Congreso aprobara la Reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. Han corrido ríos de tinta y de entre el bosquejo de opiniones encontradas, sólo una conclusión es clara: ninguna de las partes está satisfecha con la reforma. 

El abogado David Bravo,  experto en propiedad intelectual y derecho informático, lo tiene claro. La reforma “no es más que la traslación al papel de los intereses de la industria de los contenidos, ni siquiera el de los autores” comenta a RitmosXXI.com. La reforma de la LPI supondr᠓vaciar de contenido el derecho de copia privada”, “maltratar” el derecho de cita y “convertir en infractorias” las páginas de enlace. Además de dar más poder a la Comisión Sinde, que podrá cerrar páginas según sus criterios “aunque pocas veces coinciden con los de los jueces”.

Esta es una ley transversal que no deja contento a nadie”, comenta a RitmosXXI.com José Gabriel González, el director general de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE). “Un ley que empezó siendo un leve retoque y ha acabado un cambio sustancial” comenta. “Casi hubiera sido mejor hacer una ley nueva, una ley que ahondara de verdad en la lucha contra la piratería y los reconocimientos de los derechos”.

Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, por su parte, califica la reforma de “desaguisado” y asegura a este medio que el Gobierno “ha legislado en contra del interés general”.  Y no pierde oportunidad de manifestar sus sorpresa porque haya sido el Ministerio de Cultura el que haya llevado la reforma y no el de Industria, cuando “toca más la industria digital y de información de cultura”. “No entendemos como Soria [José Manuel, ministro de Industria] lo ha permitido”.

Para CEDRO, la entidad que gestiona los derechos reprográficos en España, era “necesario hacer cambios en nuestro marco legal” que garanticen el respeto a los “derechos de propiedad intelectual de autores y editores”, comentan a RitmosXXI.com.

Además, CEDRO asegura que “la reforma será útil en la medida en la que sirva para establecer un marco regulatorio adecuado para titulares de derechos y usuarios”.

 

Tasa Google, canon AEDE o derecho de remuneración; nadie se pone de acuerdo

“Derecho de remuneración”, comenta el director general de AEDE. Sin embargo, el nombre tampoco está claro, porque para Bravo “el canon AEDE ha sido denominado como Tasa Google por los medios a los que beneficia para que creamos que esto solo afecta a esa empresa”

González ofrece su opinión de forma clara y contundente: “No es ni una tasa contra los internautas ni contra los enlaces, ni siquiera es una tasa contra los agregadores, sino una medida de protección de los derechos y contrariamente a lo que se manifiesta interesadamente, el derecho de cita no se ve afectado”.

XXI.com, que la consecuencia de la Tasa Google será “el ejercicio básico del principio general del derecho de autor”.  En definitiva, “que el titular de derechos sea quien autorice el uso de su obra”, explica.

Por su parte, Bravo afirma que “no solo afecta a Google sino a todos los servicios que agreguen fragmentos no significativos de información, lo que permitirá cargar el canon a cualquiera que entre en esa amplia definición”

Víctor Domingo recueda que “en realidad, hay dos cánones: uno es el canon digital, aprobado en 2007, y que luego Rajoy, que prometió eliminarlo, lo incluyó dentro de los Presupuestos Generales del Estado, pagándolo así el resto de los contribuyentes; y el otro, la Tasa Google, que va a provocar serios problemas” Para Domingo, la tasa “criminaliza el enlace en Internet y cuando el enlace es fundamental y lo que le da fuerza a Internet”.

 

Una de las peculiaridades que tiene la mencionada tasa es la “irrenunciabilidad” de la remuneración, lo que para González significa “proteger a los más débiles”. “Los editores, y no pensemos sólo en las grandes empresas editoras, pensemos también y sobre todo en las pequeñas, no podemos enfrentarnos a gigantes, por eso la obligatoriedad es importante: porque asegura que los derechos sean respetados”. Y eso que, asegura González, “no es cierto que el tráfico que nos aportan sea tan amplio como se dice”, de hecho, “nos quitan muchas visitas”.

Una falta de pudor” es lo que opina Bravo de la obligatoriedad. “Un lobby muy poderoso [en referencia clara a AEDE], que puede lograr que una ley le dé lo mejor de ambos mundos: las miles de visitas que de forma gratuita le derivan los agregadores y, al mismo tiempo, cobrarles por parasitar su trabajo”.

Sobre las consecuencias, Bravo ve factibles tanto que se llegue a un acuerdo como que Google News España eche el cierre. Sin embargo, Bravo centra su atención, no en Google, sino en “múltiples servicios con peligro de cierre por el canon AEDE y que ni son Google ni tienen su corpulencia económica”. “Debatir sobre si Google hará o no hará sólo sirve para enmascarar el peligro que corren esos servicios”. “Es como estar en una enciclopedia de mil volúmenes y penalizar a quienes hacen los índices” añade el abogado.

Bravo, preguntado sobre el mismo tema, comenta que “si algo han demostrado las sucesivas reformas de propiedad intelectual en todos los países del mundo es que no solo no han conseguido frenar las descargas de internet” sino que además han servido como “incentivo” para que el software que se utiliza sea mejorado. Además, “teniendo en cuenta que cuando esta ley entre en vigor se considerará piratería prácticamente cualquier copia para uso personal e incluso enlazar contenidos, el número de piratas aumentará porque habrá más actividades a las que se les colocará ese letrero”

A lo largo de la elaboración de este artículo,AEDE ha sido calificada de lobby y la llamada tasa Google, como “favor a los medios”, en palabras de Víctor Domingo. La buena praxis del periodismo exige, pues, que la Asociación de los editores de prensa pueda ofrecer su opinión al respecto, opinión que no es sino una negación tajante por parte de su director general. “Es, sencillamente absurdo”, afirma. “Cómo será la relación de AEDE con el Gobierno que presentamos enmiendas a la Ley y no nos han hecho ni caso”. 

pdfprintpmail