Archivado en Noticias, Acceso

Los nuevos marginados


Sólo 59 de los 221 municipios de Girona disponen de acceso rápido a Internet. Los usuarios de las líneas analógicas sufren lentitud y desconexiones que invalidan Internet como herramienta de trabajo .





ANTONI LÓPEZ - GIRONA.-En plena era de las telecomunicaciones, el 94,5% de la población de Catalunya dispone del servicio ADSL de Telefónica, la línea que permite un acceso rápido a Internet. Pero también resulta que 498 de los 941 municipios catalanes carecen de cobertura. Son los marginados de la tecnología: más de 300.000 personas obligadas a navegar por la red a una lentitud exasperante y que difícilmente pueden recurrir a Internet como herramienta de trabajo. Según Jordi Alvinyà, secretario de Telecomunicacions i Societat de la Informació de la Generalitat, el nuevo desequilibrio incumbe a una población muy dispersa repartida en pequeños núcleos de población, sobre todo en el Pirineo. El Barcelonès es la única comarca que dispone de cobertura ADSL en todos los municipios. En la Alta Ribagorça, Solsonès y Priorat, sólo las capitales –El Pont de Suert, Solsona y Falset– cuentan con el servicio.

En el caso de Girona, 162 de los 221 municipios carecen de banda ancha. Joan Manuel López, alcalde de Colomers, uno de los pueblos “marginados” afirma que Internet “debe ser un elemento de desarrollo y progreso para los pequeños municipios de Catalunya, que son mayoritarios; el hecho de mantener a estos pueblos descolgados de la red hace que en lugar de avanzar se retroceda”. López ha promovido una moción municipal sobre el tema, además de 15 preguntas al Govern y una proposición de de ley presentadas recientemente en el Parlament. Al igual que todos los usuarios consultados, el alcalde critica la lentitud de la línea analógica, las constantes desconexiones que sufre y el hecho de que permanece ocupada cuando se navega por Internet.

En este sentido, las líneas analógicas proporcionan una velocidad de 15 kbps, en tanto el servicio de ADSL de gama baja opera a 256 kbps y el de gama alta a 2 Mbps. “En Navidad me regalé un moderno módem de 56 kb, tan bueno que se desconecta en cuanto detecta una línea en malas condiciones, que es casi siempre, de manera que he tenido que volver a instalar el viejo módem de 33 kb”, lamenta Joan Manuel López. Los usuarios sin ADSL suelen dejar el ordenador conectado durante toda la noche para bajarse archivos de la red.

La Unió de Consumidors de Catalunya quiere que Telefónica retire la publicidad de la banda ancha (ADSL) al entender que sugiere que todo el mundo puede acceder a ella, cuando no es así. El servicio sólo puede ofrecerse en un radio de entre 3 y 4 kilómetros de una central de teléfonos equipada con tecnología ADSL. Aunque admite las carencias, Jordi Alvinyà destaca que Catalunya, con Bélgica, es “el primer país digital de Europa” en cuanto a porcentaje de población cubierta.

Las operadoras de telefonía sólo están obligadas por ley, desde el pasado año, a garantizar el acceso a Internet a través de la red de telefonía básica, de modo que cualquier progreso en este sentido suele obedecer a factores comerciales. De ahí que una gran franja de población disponga de cobertura digital y una gran extensión de territorio carezca de ella.

La Generalitat, Telefónica y el consorcio Localret han venido firmando convenios para la extensión y promoción de redes y servicios de banda ancha. Según ha podido saber “La Vanguardia”, la Conselleria d'Universitats, Recerca i Societat de la Informació convocará en las próximas semanas un concurso público para que las operadoras de telefonía ofrezcan el servicio de alta velocidad a todos los usuarios catalanes. La inversión en “convertir Catalunya en el primer país totalmente digitalizado de Europa” será “muy considerable”, dice Alvinyà. El planteamiento no pasa por generalizar la red de ADSL, pues la Generalitat piensa que extenderla a todos los núcleos de población puede ser tecnológicamente imposible, sino en aplicar otras tecnologías (MDS o satélite) que ofrezcan prestaciones similares. El alcalde de Colomers cuestiona estos sucedáneos: “Telefónica tiene interés en que adoptemos sistemas alternativos al ADSL, pero Localret nos dice que los municipios pequeños pero compactos debemos reivindicar el ADSL; el satélite es para las masías aisladas”.

Reproducido de La Vanguardia


pdfprintpmail