Archivado en Noticias, operadoras

El grupo AUNA intenta exprimir y amordazar a sus clientes


Clientes de Auna estan mostrando su disconformidad ante el anuncio del Grupo Auna que sustituirá sus teléfonos gratuitos de atención al cliente por la línea 902 500 060, de coste superior al de una llamada interprovincial, vulnerando con ello la normativa sobre telecomunicaciones. Con esta decisión el grupo Auna penaliza a sus clientes por las reclamciones causadas por la deficiencia del servicio.





La Orden el Ministerio de la Presidencia 361/2002 de 14 de febrero, establece que facilitarán información sobre las características y precios de sus servicios, "en el teléfono de atención al público de que dispongan, o por escrito, si así lo solicita el usuario, que no deberá afrontar gasto alguno por su recepción". Esta medida ilegal afectará a los clientes de Retevisión y los operadores de cable Supercable, Madritel y Canarias Telecom, Able y Menta.

Amenaza a clientes

El colmo de los desprósitos de esta operadora es el requerimiento notarial realizado a los titulares de la web auna-usuario.org para que les transfieran inmediatamente este nombre de dominio o cesen en su uso y cierren la citada página web.

AUNA-USUARIOS.ORG es un foro de reunión de los clientes de esta operadora. Los promotores del sitio que reúne a unos 1300 usuarios registrados lanzaron a principios de este mes una campaña contra la mala calidad del servicio de Internet del cableoperador que tuvo una notable repercusión en los principales foros y medios de la red, parece por tanto que que la empresa no acepta que sus clientes se organicen y puedan comunicarse libremente las incidencias en los servicios de AUNA.

El tono imperioso del requerimiento, así como las amenazas de posibles indemnizaciones y acciones judiciales convierten el requerimiento en un bárbaro ataque contra el derecho a la libertad de expresión y contra los derechos de los consumidores, máxime cuando todas las referencias legales contenidas en el citado requerimiento no son aplicables al caso, ya que la web en cuestión no conlleva la realización de actividad económica alguna aprovechando la denominación AUNA.

La Asociación de Internautas exige al Ministerio de Ciencia y Tecnología que tome cartas en el asunto y que obligue de forma inmediata y sin tibieza alguna a la operadora a cumplir con la normativa vigente. Además expresa su apoyo y solidaridad con los clientes de Auna ante las pretensiones de esta operadora por coartar la libertad de expresión y los derechos de los consumidores.

Defensor del Internauta

Asociación de Internautas


pdfprintpmail