Archivado en Noticias, Privacidad

Tu privacidad en jaque: sensores, datos "inteligentes" y "la nube" en internet


Pulseras que miden parámetros biológicos, relojes con sistemas de geolocalización conectados a internet que delatan dónde está el usuario, chips digeribles que supervisan la salud: en la era del "internet de las cosas" los datos proliferan por todas partes y podrían poner en jaque la privacidad personal.




Aunque uno crea que su vida no es interesante ni excitante, sus datos delatan hábitos o gustos personales fácilmente identificables en internet. Además pueden ser ?suculento manjar? para muchas empresas, que buscan hacer negocio con ellos sin tener normalmente en cuenta la privacidad de sus dueños, según los expertos.

Tendencias como el "internet de las cosas", con sensores conectados por todas partes, el "Big Data" (análisis ?inteligente? de la información con sofisticadas herramientas de procesado en tiempo real) o la tecnología ?en la nube? podrían poner aún más en peligro la ya vulnerable privacidad de las personas.

Asociaciones de internautas, autoridades de Protección de Datos, organizaciones y expertos instan a los ciudadanos a ser conscientes de que su información personal es muy fácilmente accesible con internet y les animan a que la protejan para evitar problemas posteriores.

"Tus datos son tuyos", se ha insistido en una reciente campaña de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) para concienciar de la necesidad de garantizarse la privacidad.

Poco antes del inicio del verano, la UE ha cerrado un acuerdo sobre el llamado reglamento de protección de datos personales, tras tres años de negociaciones, en el que se reconoce por primera vez el derecho de los ciudadanos a reclamar el borrado de información personal perjudicial y no pertinente de internet.

La nueva normativa busca adaptar a la nueva realidad de internet y las redes sociales las actuales reglas en la UE sobre protección de datos que datan de 1995, así como garantizar un mayor control de los usuarios en el tratamiento de sus datos personales en la red y reducir cargas burocráticas para las empresas.

Pese a la obligación de las empresas a cumplir determinados requisitos para garantizar la privacidad de las personas, los individuos también deben protegerse.

Es como cuando la gente conduce y extrema la precaución más allá de limitarse a usar el cinturón incorporado de fábrica en el coche, ha explicado en un reciente foro el jefe del área internacional de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Rafael García Gozalo.

A la AEPD le preocupa mucho el cumplimiento de la ley de Protección de Datos y especialmente entre colectivos más vulnerables como los menores.

Los riesgos de la "nube" en el sector educativo

De hecho, la entidad ha realizado una inspección sectorial con carácter preventivo, de la que acaba de informar públicamente, sobre el uso de los servicios "cloud" (nube) en el sector educativo español.


Ese espacio en internet de almacenamiento de datos, conocido como "la nube" tecnológica también vincula ya a sectores como el educativo, cuya información es gestionada por entidades que nada tienen que ver con sus propietarios o responsables y eso suscita riesgos para su privacidad.

Según el presidente de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), Miguel Pérez Subías, la nueva configuración del sistema educativo con internet y redes sociales para el aprendizaje exige ?un esfuerzo? para que alumnos y profesores conozcan "en detalle" sus derechos.

Y asimismo, ha dicho, sus riesgos, de modo que se impliquen cada vez más en la gestión de su privacidad, sin olvidar que los datos obtenidos en esta etapa "también serán utilizados" en el futuro.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Internautas (AI), Víctor Domingo, ha incidido en la ?falta de cultura? sobre privacidad en relación con las llamadas "nubes", tanto privadas, como públicas o híbridas.

"Como contratante el usuario debe cumplir con los requisitos legales que marca la ley y exigir el cumplimiento de unos mínimos jurídicos y técnicos a la empresa prestataria del servicio", ha dicho.

En su opinión, es fundamental saber que "la nube no es etérea", y el prestador del servicio debe salvaguardar la confidencialidad y seguridad de la información para garantizar la integridad de los datos personales, gestionar los permisos de acceso y facilitar su recuperación en caso de incidencias.

Aparte de "la nube", el internet de las cosas, con la conexión de todo con todo, prosigue su imparable avance como parte de un fenómeno que plantea enormes desafíos en privacidad personal al favorecer que se esparzan como pólvora los datos de las personas en la red, según los expertos.

Vehículos, neveras, cafeteras, pulseras, televisores, relojes, termostatos: todo lo que uno pueda imaginar estará pronto conectado a internet y eso generará aún más datos y datos.

La tecnología pronosticará más sutilmente necesidades del internauta

Superordenadores cada vez más potentes e "inteligentes" permitirán cruzar cada vez más información y mediante algoritmos extremadamente sofisticados se atinará más sutilmente en la identificación en tiempo real patrones de comportamiento y hábitos de las personas, añaden.

No sólo empresas de marketing o publicidad, mejorarán la segmentación de sus objetivos, sino que todas las áreas de actividades se beneficiarán del "Big Data": automoción, farmacéuticas, universidades, bancos.

El acceso al dato interesa mucho a las empresas y de ahí que la gratuidad de los servicios en internet no sea realmente tal, sino que el usuario, sin percatarse, finalmente suele pagar con su privacidad.

"Si algo es gratis, tal vez el producto seas tú", ha insistido en reiteradas ocasiones el presidente de la AI, quien advierte de que no puede facilitarse información de uno mismo ?tan alegremente?.

Por otra parte, según el presidente de la AUI, Miguel Pérez Subías, el usuario tiene que ser consciente de que al usar pulseras que monitorizan su salud, vehículos automatizados o móviles que detectan su ubicación está facilitando datos muy importantes de su vida.

La miniaturización tecnológica disparará aún más los sensores

Los sensores se miniaturizarán aun más y serán más baratos, lo que hará que se multiplique la conexión de objetos. 

Los planes de las administraciones públicas para generalizar las llamadas ciudades "inteligentes", con urbes totalmente automatizadas, e incluso países enteros con servicios conectados a la red (energía, transporte, infraestructuras) también se están dinamizando, con la consiguiente generación de muchos más datos.

De acuerdo a estudios, unos 50.000 millones de aparatos podrían estar conectados a internet en un horizonte de unos cinco años, de acuerdo a las previsiones de expertos.

Según el "Mobility Report" de Ericsson, el tráfico de datos móviles se multiplicará por diez para esa fecha y el 80 por ciento se generará desde teléfonos ?inteligentes?.

El volumen de información en 2020 equivaldrá en memoria informática a los datos que ocupan 6,6 columnas de tabletas electrónicas y que superpuestas ocuparían la extensión de la distancia de la Tierra a la Luna, cada una de ellas, según la consultora tecnológica IDC.

En los últimos cinco años se ha creado más información científica que en toda la historia de la humanidad, advierten los expertos.

Cantidades de datos galácticas

De hecho, el volumen de datos es de tal magnitud que, si ocupara un espacio físico, superaría el tamaño de una galaxia, según el profesor de bioinformática de la Escuela de Salud Pública de Harvard Winston Hide.

En el último informe de la Fundación Innovación Bankinter, un documento de ochenta páginas, con opiniones de sus expertos sobre el fenómeno del "Big Data" se insta al internauta a mirar exhaustivamente las condiciones de privacidad de los servicios a los que se suscribe en interne.

Se advierte de que, con el acceso a la información personal, las empresas segmentan mejor sus perfiles de posibles clientes en las campañas publicitarias, y pueden mandar publicidad a un público mejor identificado, del que se conocen incluso sus preferencias y previsibles acciones de compra, explican los expertos.

La automoción y la sanidad figuran entre los sectores que podrían incrementar de forma exponencial muy pronto el uso generalizado del "Big Data", dada la previsible expansión de vehículos conectados, y el aumento de dispositivos "ponibles" para medir en tiempo real parámetros de salud, según ha explicado en un congreso el director general de Teradata España, José Andrés García.

De hecho, empresas como Volvo usan desde hace tiempo la analítica "inteligente" de datos en temas de seguridad de sus vehículos.

Otro sector con gran implantación del "Big Data" es el energético, para mejorar la eficiencia y reducir cibersabotajes, con la llegada de los llamados ?contadores inteligentes?.

En el ámbito farmacéutico, el responsable de Roche en Biométrica y Análisis y Programación Estadística, Christian Müller, se ha referido en un acto público a la reciente inmersión de su laboratorio en el "Big Data", un mundo en donde la frontera de lo supuestamente accesible para la investigación, advierte, no es todavía nítida, y varía enormemente dependiendo de unas legislaciones y otras.

En unas recientes jornadas, el responsable de analítica de cliente para Europa de eBay, Suresh Pillai, también ha destacado los beneficios del "Big Data" a la hora de conocer mejor al usuario. Para ilustrar la enorme cantidad de datos que maneja su empresa ha desvelado que cada 1,8 minutos se vende un televisor LCD.

Por su parte, desde el Instituto Karolinska de Estocolmo, una institución universitaria médica sueca encargada de elegir a los Premios Nobel de Medicina, se ha insistido en cómo el "Big Data" puede ayudar a reducir la ignorancia en el mundo.

Disparidad legislativa en la protección de datos

Desde el punto de vista legislativo, las normativas para la protección de datos en internet varían mucho de unos países a otros, incluso dentro de la propia Europa, y especialmente entre este continente y Estados Unidos.

Según el coordinador del Foro de la Gobernanza de Internet en España, Jorge Pérez, en Europa la ley protege más la información personal que en EEUU, en donde los entornos son más abiertos y se antepone la responsabilidad individual en el uso de datos personales.

Por otra parte, uno de los grandes hitos en la carrera de defensa de la privacidad personal fue la sentencia de mayo de 2014 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que dio la razón a un ciudadano español, Mario Costeja, apoyado por la AEPD, en su petición de borrado de vínculos de los motores de búsqueda de Google a informaciones que le perjudicaban y que ya no eran ciertas.  Amaya Amaya Quincoces Riesco Madrid EFE


pdfprintpmail