Archivado en Noticias, Mundo Internauta

Los partidos son un problema.


Votamos por un partido que se supone que tiene ideología. Maneras de entender y hacer las cosas y esto es fundamentalmente incierto: Corrupción, puertas giratorias, campañas e intereses partidistas; también estrategias: Esto no es un conflicto militar, un deporte o una empresa; o tal vez lo es y no debería serlo.





No existen 4 ideologías o 16 o ... porque las ideologías no están delimitadas y son dinámicas .Tenemos tecnología para votar propuestas, medidas, leyes de manera individual o colectiva.

Faltan interfaces (también lo invisible) e intenciones.

¿Y Si los partidos fueran gestores para programar las demandas ciudadanas, para darles formato y feedback, para ir avanzando.?


Un intercambio constante entre la ciudadanía y cuerpos tecnificados, consultores, diversos y multiples.

Tenemos tecnología, faltan intenciones. Queremos ser animales políticos, macroeconómicos y otras muchas cosas que nos permitan entendernos, proponernos y tal vez hacerlo y rehacerlo y a volver a empezar.

Queremos entender qué nos está pasando, esa realidad velada que emplaza a un partido a cambiar de lugar. Queremos visualizar qué queremos como sociedad. Que quiere Juan Pérez (que seguro que hay unos cuantos) y cómo se hace para ver si queremos y si podemos y a replantear.

Queremos generar cuerpos variables, metamórficos; a veces independientes, a veces colectivos, solapados... a veces...

Hay tecnología. Hemos de crear modelos.


Reflexión de Aitor Casero en Facebook



pdfprintpmail