Archivado en Opinion, Privacidad

Salvemos nuestra privacidad


Si por una parte observamos una evidente falta de cultura de la privacidad por parte de los usuarios y por otra la ausencia de garantias que Gobiernos y empresas tienen por la privacidad de ciudadanos y clientes respectivamente , se produce un cóctel perverso que hace de la privacidad una asignatura pendiente que, entre todos debemos aprobar urgentemente para establecer las bases que nos aseguren legalmente los derechos fundamentales a nuestra privacidad y el respeto por nuestras comunicaciones electrónicas.




En lo que respecta a los ciudadanos en nuestra calidad de internautas hemos que tener consciencia para dotarnos de claves fuertes y seguras, para la Asociación de Internautas es recomendable actuar de la siguiente manera:

Claves largas, complejas y si no tienen sentido, mejor. Las mejores contraseñas, es decir las más difíciles de adivinar y por ende de ser sustraídas, son las largas, que contienen letras, números, signos de puntuación y símbolos. Hay palabras o frases inventadas por el usuario con las que construir contraseñas que pueden ser fáciles de recordar para él mismo e imposibles de descifrar para quien lo intente. Ej: "Tengo1clave+segura." para generar la clave "T1c+s"

Integrar símbolos en tus claves. También se puede tener una clave fácil de recordar y difícil de adivinar utilizando símbolos. Por ejemplo: 'vaca123' (clave fácil de adivinar) quedaría convertida en "vaca!"#".´

Contraseñas fáciles, pero difíciles de olvidar y de adivinar. Para muchos, las contraseñas complejas son un riesgo por la posibilidad de olvidarlas. Un truco es usar una palabra o frase fácil, pero cambiando las vocales por números. Por ejemplo: 'Tengoalgoparadecirte' sería "T3ng0alg0parad3c1rt3"

Usar mayúsculas. Utilizando la opción de las mayúsculas se agrega una dificultad más a quienquiera adivinar nuestra clave. La misma puede ir al inicio o en cualquier parte de la clave. Ejemplo: "Elecciones2012" o "eleCciones2012".

No usar la misma clave para todo.. Para cada usuario que tenemos (de correo electrónico, red social, banco, etc.) deberíamos contar con una contraseña distinta. Los ciberdelincuentes suelen robar contraseñas de sitios web que cuentan con poca seguridad, y luego intentan replicar las mismas en entornos más seguros, como webs de los bancos. Por eso: usar distintas claves en diversos sitios de Internet.

>¡No compartirlas con nadie!. Las claves son personales y no deben ser compartidas con nadie. El usuario es el dueño de la cuenta, pero también es el dueño de la clave. La misma no debe ser conocida más que por su dueño.

>Evitar información personal. No incluir en la contraseña nombre,aApellido, fecha de nacimiento, número de documento, o información del estilo, ya que son más fáciles de adivinar. Procurar cambiar la clave luego de un período de tiempo prudencial Si usamos equipos compartidos o redes públicas en sitios públicos será prudente cambiar las claves de acceso que utilizamos en dichos equipos y redes luego de determinado tiempo.

También debemos saber que Internet dispone de todo lo que insertamos en sus redes, debemos evitar ofrecerle demasiada información sobre nosotros mismos, y ser conscientes de lo fácil que es perder el control sobre ello.

En redes sociales se sugiere no aceptar gente desconocida. Hay que recordar que detrás de un perfil falso, puede haber una persona tratando de tomar control del equipo o robar información. En las redes sociales pueden acceder a los perfiles más personas de las que se cree. Una buena práctica consiste en tomarse algunos minutos para configurar la privacidad de la cuenta y así evitar que sea visible para cualquiera.

Internet permite manejar dinero sin necesidad de tocarlo, las transacciones que realices, que sean con permiso seguro del banco en que confías. Desconfía de los envíos de dinero que no pasan por una entidad bancaria o una administración pública estatal. Por eso es fundamental y uso adecuado de las claves que utilizamos . Todos los sistemas tienen la particularidad de estar protegidos por una contraseña de acceso. Por eso, para tener una organización digital segura y protegida tenemos que contar con una clave sólida y eficiente. Así, evitaremos sufrir incidentes con nuestras cuentas online.

Además hay que saber que Internet no es ilegal, pero puede ser el escaparate de la comisión de un delito; presta atención a lo que te llega a través de sus redes y desconfía de lo que tenga un origen incierto. Internet es paralela a la vida real, no ajena, lo que pasa suele tener un reflejo directo en el ámbito personal y físico de los implicados, también Internet permite manejar dinero sin necesidad de tocarlo, las transacciones que realices, que sean con permiso seguro del banco en que confías. Desconfía de los envíos de dinero que no pasan por una entidad bancaria o una administración pública estatal.

Existen leyes que castigan las actividades ilícitas en Internet, y también hay leyes que protegen a sus usuarios de una mala utilización, especialmente cuando afecta a sus derechos fundamentales (intimidad, secreto de las comunicaciones, datos personales, libertad de expresión, etc.). Si eres víctima, denuncia. Ten a mano información sobre legislación para su consulta rápida o para denunciar.


pdfprintpmail