Estate informado al momento. Siguenos en Telegram


Archivado en Noticias, Privacidad

El escándalo Cambridge Analytica-Facebook es una llamada de atención para todos los gobiernos: Siete pasos para una respuesta global.


El escándalo de Facebook y Cambridge Analytica es una llamada de atención para los responsables políticos. Es un problema global. En estos momentos más de 580.000 internautas de todo el mundo, preocupados por la protección de sus datos están firmando la “Carta abierta a Facebook en defensa de la privacidad, la democracia y nuestro futuro.”





Internautas de todo el mundo estamos preocupados por la explotación de nuestros datos. La actual falta de transparencia sobre cómo las empresas están utilizando los datos de las personas es inaceptable y debe abordarse. Existe todo un ecosistema oculto de compañías que recolectan y comparten datos personales. Desde tendencias de uso a información política específica, estos datos se utilizan con fines de gran alcance. Y si bien existen algunas leyes sobre protección de datos personales y de consumidores en todo el mundo, están llenas de vacíos legales y tienden a carecer de instituciones sólidas y mecanismos de aplicación.

Los datos no se detienen en las fronteras y nuestros derechos y protecciones tampoco deberían. Las empresas están utilizando países con poca protección como campo de pruebas para las peores prácticas. También están presionando en las regulaciones de privacidad en las negociaciones internacionales, y haciendo todo lo posible para evadir la aplicación donde haya alguna. Es importante señalar que los gobiernos han desempeñado un papel clave en habilitar y apoyar dicho contexto de explotación de datos al no adoptar y aplicar marcos jurídicos y reglamentarios sólidos para garantizar la privacidad de sus ciudadanos, dentro de sus jurisdicciones y más allá.

Desde la Asociación de Internautas apostamos por propuestas globales muy necesarias para proteger nuestros datos. Aquí hay siete formas en que los estados y los organismos internacionales deberían responder a estos escándalos:

 

 

1.- Impulsar la conciencia global de la explotación de datos como una interferencia con el derecho a la privacidad. La privacidad es un derecho humano universal, sin embargo, las posibilidades de interferir con este derecho han crecido exponencialmente. Los recientes escándalos involucraron operaciones en los Estados Unidos, el Reino Unido, Kenia, México, Colombia, Argentina y más. Nuestros derechos no se detienen en las fronteras: los estados y las empresas tienen obligaciones y responsabilidades para respetar y proteger la confidencialidad de nuestras comunicaciones y datos, sin importar quién tiene y dónde está. En la actualidad, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas está trabajando en un nuevo informe sobre el derecho a la privacidad en la era digital que se presentará este año.

2. -Necesitamos protección de seguridad, protección de datos y seguridad robusta y exigible, no 'Propiedad de los datos' impulsada por el mercado. Las personas deberían tener el control sobre sus datos, sin importar dónde estén y sin importar quién los tenga. Sin embargo, las empresas y los gobiernos de todo el mundo están promoviendo la idea de "propiedad de los datos". La propiedad implica que las personas pueden vender sus derechos fundamentales. Esta es una solución falsa que corre el riesgo de exacerbar el desequilibrio de poder en lugar de abordarlo. Necesitamos leyes de protección de datos integrales y otros mecanismos regulatorios diseñados para salvaguardar a las personas, no modelos comerciales ni control estatal sobre sus ciudadanos. También regulaciones que fomentan una competencia sana, no monopolios de datos. Esto último solo dará como resultado la explotación de las preocupaciones económicas de las personas a expensas de sus datos personales y sus derechos fundamentales. La privacidad no debe ser un lujo.

3.- La protección de datos y otros marcos regulatorios necesitan cuerpos de ejecución independientes y dotados de recursos suficientes. Los recientes escándalos muestran que incluso las violaciones flagrantes de la ley solo llegan a la vista pública si alguien investiga. Los organismos reguladores de protección de datos y protección de los consumidores desempeñan un papel invaluable al instigar investigaciones, responder a las quejas y tomar medidas de aplicación. Es por eso que las leyes de protección de datos deben crear organismos de aplicación fuertes, independientes y dotados de recursos adecuados con la capacidad de llevar a cabo sus propias investigaciones sobre abusos. Este es un componente esencial de la aplicación para garantizar que estos derechos se respeten para todos, y no solo para los poderosos.

4.- Las lagunas legislativas no deben hacer que las leyes de privacidad y protección de datos sean ineficaces. En todo el mundo, las leyes de privacidad y protección de datos incluyen excepciones que podrían hacerlas ineficaces. Las excepciones más amplias e indiscriminadas son un caballo de Troya que amenaza la protección de los datos personales. Las excepciones generales para instituciones públicas, fuerzas del orden, agencias de inteligencia, partidos políticos, pequeñas y medianas empresas y otros actores, junto con la deficiente regulación sobre el procesamiento de datos obtenidos de 'fuentes públicas', amenazan actualmente los datos personales y confidenciales. usado de maneras que desconocemos y en contra de nuestra voluntad. Anothe La laguna es la falta de regulación de las transferencias de datos internacionales, lo que permite a los gobiernos y las empresas mover nuestros datos a jurisdicciones con regulaciones deficientes, sin ninguna evaluación de la adecuación de sus sistemas.


5.- Las personas necesitan remedios efectivos contra las prácticas ilegales. Incluso donde existen leyes de protección de datos, ejercer los derechos de protección de datos puede ser una tarea pesada, especialmente cuando no hay agencias de protección de datos, o cuando los mecanismos de queja son oscuros y / o costosos. Es por eso que necesitamos remedios efectivos que no solo aborden la violación actual sino que también impidan los escándalos similares. A menudo las personas no saben que sus datos han sido explotados y el daño es un grado (o más) eliminado del impacto visible. Es por eso que existe la necesidad de procedimientos que permitan a las organizaciones sin fines de lucro perseguir infracciones de protección de datos en sus propias iniciativas y buscar soluciones para beneficiar a todos los afectados.


 

  1. La privacidad es un derecho fundamental, no una mercancía para comerciar en acuerdos internacionales. Los acuerdos de libre comercio abordan cada vez más los problemas de comercio electrónico, fomentando las narrativas con 'flujo libre de datos' como norma predeterminada, permitiendo y fomentando modelos de explotación de datos globales masivos e indiscriminados, y empujando los derechos de privacidad y protección de datos a excepciones, presentándolos como cargas que obstaculizan la innovación y la prosperidad. Los negociadores comerciales deberían tratar los datos como un derecho fundamental, no como un producto básico o una moneda de cambio. Nuestros derechos deben fluir junto con nuestros datos a lo largo del ciclo de vida de los datos.

     

7.- La protección de datos no debe ser una excusa para permitir más vigilancia. Lo que hace que nuestros datos sean más seguros es la adopción, implementación y aplicación de leyes de protección de datos integrales, junto con políticas de seguridad y medidas técnicas, ni forzar su intercambio, y tampoco proporcionar acceso directo a las agencias de aplicación de la ley. Estas propuestas para expandir los poderes de vigilancia no deberían utilizarse para justificar el creciente procesamiento de datos personales, y las amenazas de explotación de datos y ciberseguridad tampoco deberían ser una excusa para aumentar los poderes de vigilancia del Estado.

 

 

 

 


 


 


 


 


 


 


 


pdfprintpmail