Archivado en Noticias, SPAM

El 96% de los internautas españoles, afectado por el spam


Potencialmente maliciosos, ofensivos, una intrusión a la privacidad y una carga adicional al trabajo. Así es como califica al spam la gran mayoría de los usuarios españoles de correo electrónico, de acuerdo con una encuesta realizada a más de 400 internautas a instancias de la compañía Symantec.





La consulta, "colgada" en el portal de noticias IBL News y posteriormente analizada por la empresa Dreamsite, revela además que prácticamente todos los usuarios de correo electrónico, el 96 por ciento concretamente, declara recibir spam y además de forma creciente (el 61 por ciento de los encuestados señala que el volumen se incrementa constantemente).

La pérdida de tiempo que además conlleva la recepción de este tipo de correos es otro de los datos más significativos de la encuesta: un 20 por ciento de los participantes, señala emplear entre 10 y 20 minutos al día a abrir, revisar o simplemente eliminar los correos no solicitados, mientras que hay hasta un 5 por ciento, que manifiesta llegar a emplear hasta 2 horas al día.

Pero tal vez la conclusión más preocupante de la encuesta radica en que, a pesar del rechazo universal hacia los correos no deseados, casi la mitad de los internautas españoles afirma desconocer cómo protegerse frente a ellos y estar resignado ante el creciente número de spams (el 44 por ciento).

Ante tales resultados, la compañía Symantec ha hecho públicas diez recomendaciones para luchar contra el correo no deseado: No responder a aquellos correos que resulten sospechosos; no hacer clic en el link que aparece para pedir ser eliminado de la lista (a veces, esto es una táctica para confirmar la dirección y poder enviar más correos); no facilitar nunca detalles de tarjetas de crédito o información personal de otro tipo en sitios web que no resulten seguros; emplear software para el bloqueo o filtrado de spam; no suministrar la dirección de correo electrónico en chats, servicios de mensajería instantánea, tablones de anuncios en Internet y grupos de noticias; no facilitar la dirección de correo electrónico principal para los registros online o los sitios web de comercio electrónico; no reenviar los mensajes denominados "en cadena"; informar de las promociones online sospechosas de software bajo la marca Norton de Symantec; comprobar que la tienda online de Symantec a la que se accede sea a través de www.symantec.com; y estar alerta de que las ofertas de software Norton provienen de distribuidores autorizados por Symantec.

Reproducido de Redes & Telecom

pdfprintpmail