Quedate en casa




   Noticias -23/Agosto/00

LOGO

  
Internet, la clase política y el atraso secular

Por Maldito Roedor

Con el mayor de los sigilos prepara un equipo de creativos de Internet cercano a Luis Yáñez un superportal cultural —bienvenido sea— con acento exclusivamente latino. A pesar de ese interesante proyecto no tiene dependencia orgánica —ni financiera, se supone— del PSOE, puede tomarse como un ejemplo de cómo los grandes partidos españoles van poco a poco interesándose por el fenómeno de La Red. O al menos algunos de sus miembros más conocidos.

En el área socialista, Yáñez es uno de los políticos más 'conectados'. Menos que Felipe González, todo hay que decirlo, pero uno de los más. Junto a Rafael Estrella Pedrola, diputado y experto no sólo en temas de Exteriores. Estrella Pedrola fue, por ejemplo, el primer diputado español que dispuso de una página propia en Internet. En la parte contratante de la primera parte, el actual portavoz del PP en el Senado, Esteban González Pons o el antiguo dirigente de las juventudes del PP, Pedro Calvo, destacan entre los dirigentes populares por su entusiasmo temprano por Internet.

González Pons presidió, durante la pasada legislatura, la Comisión de Redes Informáticas del Senado y no ocupó ese cargo de forma burocrática, precisamente. Pero salvo las excepciones de rigor, tanto en los grandes partidos como en las formaciones políticas menos numerosas del arco parlamentario, la tónica es el 'a mí que me importa, yo tengo secretaria'. En los últimos tiempos, los grandes pelotazos bursátiles o la polémica sobre la Tarifa Plana han obligado a la clase poítica a volver la vista hacia esta nueva forma de comunicación.

Pero sólo ha sido para encontrar argumentos en contra del rival. Sea el que fuere el rival y sea el que fuere el argumento. Afortunadamente también es excepcional el caso de Francisco Frutos, de IU, que no sólo pasa de Internet sino que reniega de los teléfonos móviles y hasta de los ordenadores propiamente dichos, artilugios a quienes íntimamente considera inventos consumistas (que no comunistas). El caso es que cada paso adelante en la implantación de Internet en España no es el resultado de impulsos políticos -Gobierno y/u oposición- sino de la presión directa de usuarios y empresas. Tras decenas de movilizaciones, por fin tenemos Tarifa Plana, aunque cara y con cartilla de racionamiento para la mayoría. Y así va la cosa, paso a paso. De contador telefónico, por supuesto.

 

REPRODUCIDO DE  EL MUNDO