Mesa redonda: Privacidad y gestion de los datos en el mundo digitalt



  Noticias - 03/DIC/98

La Comisión de Telecomunicaciones da hoy siete licencias de telefonía fija

JUAN MANUEL ZAFRA, Madrid

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) tiene previsto conceder hoy las siete primeras licencias para dar servicio de telefonía fija en España. Las licencias se adjudicarán por orden de solicitud, según fuentes de la CMT, a Colt Telecom, Comunitel, Interterminal, Esprit, British Telecom (BT) y JazzTel. El Grupo Socialista ha presentado una proposición no de ley para que se permita la entrada de nuevos operadores en la telefonía local con los mismos procedimientos usados para las llamadas provinciales, interprovinciales e internacionales, a fin de acelerar la competencia.

La concesión de las siete primeras licencias para competir con Telefónica supone la apertura efectiva de las telecomunicaciones a la competencia. Desde el pasado 1 de diciembre, cualquier compañía puede solicitar a la CMT una licencia de telefonía fija en España, sin limitación alguna, salvo en el ámbito de la telefonía móvil, en el que sólo están autorizadas Telefónica, Airtel y Retevisión Móvil.

La CMT ha recibido hasta ahora 22 solicitudes de licencia, pero ha optado por "regular" su aprobación para evitar que el mercado se llene repentinamente de ofertas y se cree confusión entre los usuarios, según han explicado fuentes de la Comisión.

La primera selección se ha realizado de acuerdo con el orden de entrada de las solicitudes, la primera de las cuales se registró el pasado 28 de septiembre y correspondió a Colt Telecom.

Las compañías a las que se concederá licencia en esta primera tacada (Colt Telecom, Esprit Telecom y BT Telecomunicaciones -Reino Unido-, Comunitel e Interterminal -España- y JazzTelecom) podrán dar servicios de telefonía fija a particulares y empresas partir de mañana.

Dos de las licencias (Comunitel e Interterminal) son para servicios de telefonía sin red propia (tipo A), de ámbito nacional; otras dos (BTTel y JazzTel) para ofrecer servicios sobre una red fija de ámbito nacional (B1); y otras dos B1 de ámbito local o regional (Colt y Esprit, que ha pedido dos).

A partir de la obtención de las licencias, las nuevas operadoras podrán negociar con Telefónicas las condiciones de interconexión a su red en el ámbito provincial, interprovincial e internacional, ya que el operador dominante no está obligado a prestar su red en el tramo local.

En ese sentido, el Grupo Socialista en el Congreso ha presentado una proposición no de ley para que se autorice a los nuevos operadores a prestar servicio de llamadas locales mediante un sistema de marcación indirecta (como el que ya utilizan Retevisión y Uni2 para las llamadas de larga distancia), a fin de acelerar la competencia.

Así, según la propuesta, "las tarifas urbanas se ajustarán a la realidad del mercado y dejarán de estar sometidas a los criterios del antiguo monopolio". La propuesta aclara que el acceso indirecto al mercado local podría permitirse transitoriamente, "hasta que se hayan materializado las inversiones previstas por los nuevos operadores y especialmente por las compañías de cable".

Telefónica volvió ayer a expresar su malestar por las formas usadas para liberalizar el sector, ya que "se han eliminado las barreras de entrada sin incentivar las inversiones en infraestructuras propias", según Guillermo Fernández-Vidal, responsable de la nueva Telefónica Data.

Fernández-Vidal recordó que se ha obligado a Telefónica a prestar una red en la que ha invertido 4,5 billones de pesetas en los últimos 10 años, cifra incomparable a las magnitudes que manejan los nuevos operadores.


Portela abre el fuego de la competencia

Marcial Portela, actual director general del Banco Santander, exconsejero de Telefónica y exresponsable de su filial internacional, y Romualdo García Ambrosio, que trabajó con los Albertos en Construcciones y Contratas, dirigió la diversificación del grupo Entrecanales y fue representante de ésta en el consejo de Airtel, se han subido al carro de las telecomunicaciones.

Son los accionistas mayoritarios de Comunitel, una de las compañías que va a competir con Telefónica. La empresa, que tiene 22 empleados, invertirá 4.500 millones y ofrecerá precios entre un 15% y un 20% más bajos que Uni2, su rival inmediato, y se especializará en servicios a empresas.

SONIDO REPRODUCIDO DE EL PAIS