Guia práctica para hacer compras en internet



   Noticias - 02/Diciembre/99

LOGO

  
El Ministerio de Fomento pide en Bruselas que el acceso a Internet sea un servicio universal

La Comisión también aprobó ayer la implantación a nivel europeo de la firma electrónica

BRUSELAS.- España propuso ayer en el Consejo de ministros de Telecomunicaciones de la Unión Europea (UE) que el acceso a Internet se englobe dentro del concepto de servicio universal, para garantizar a todos los europeos el enganche a la Red.

El Secretario General de Comunicaciones, José Manuel Villar, presentó a sus colegas comunitarios la propuesta del Ministerio de Fomento, que obligaría a los operadores de telecomunicaciones a garantizar el acceso a Internet a todos los europeos, de la misma forma que el teléfono o el fax.

Villar manifestó al término de la reunión que la propuesta había recibido el apoyo explícito de Francia, Portugal, Italia, Dinamarca y Luxemburgo, y que «había consenso básico» sobre la necesidad de abrir el concepto de servicio universal a las nuevas tecnologías «para evitar la fractura social entre los que tienen acceso a ellas y los que no».

Según Villar «no tiene sentido» que el concepto de servicio universal no abarque el acceso a Internet, cuando esta Red será la base del desarrollo económico del próximo siglo.

La propuesta española será ahora discutida en el seno del grupo, formado por expertos de toda la UE, que debate la directiva comunitaria sobre el servicio universal de las telecomunicaciones. Esta directiva se volverá a abordar el año próximo en otro encuentro de los Quince.

La Comisión Europea no ha aceptado todavía la idea española, pero, según Villar, «está dispuesta a que el concepto de servicio universal sea flexible para que se puedan incorporar las nuevas tecnologías».

Por otro lado, los ministros del ramo reunidos ayer en Bruselas aprovecharon la ocasión para aprobar una directiva que fija el calendario de implantación de la firma electrónica en Europa. Presentada en mayo de 1998, la directiva establece un cuadro jurídico homogéneo en el seno de la UE para la utilización de las rúbricas digitales.

El proyecto, similar al ya aprobado en España hace un mes, reconoce la validez de la firma electrónica, a la que se le da el mismo valor jurídico que a una rúbrica tradicional, siempre y cuando se cumplan unos requisitos de seguridad mínimos y comunes para todos los países de la Unión Europea.

 

REPRODUCIDO DE DIARIO DEL NAVEGANTE