Noticias - 28/Enero/01

LOGO

  
Empleados y empresa deberán consensuar el uso del correo electrónico, según un experto

La aprobación por parte del Gobierno británico recientemente de una ley que habilita a las empresas, con restricciones, a controlar el uso del correo electrónico de sus empleados, ha desatado la polémica en el resto de Europa donde esta contingencia no se encuentra contemplada suficientemente por la ley y que exigirá, según expertos del sector Internet, alcanzar un acuerdo ponderado entre empresa y empleados.

Los derechos a la intimidad y la inviolabilidad de las comunicaciones que contempla la Constitución Española, por una parte, y el derecho de propiedad que sobre el material de la compañía posee la empresa deberán acercar posturas y alcanzar un acuerdo que permita una ponderación equilibrada de ambos derechos, según explicó durante la celebración del III Seminario de Telecomunicaciones e Información Leopoldo Abad Alcalá, experto en la materia de la Universidad San Pablo-CEU.

Sin embargo, la base de la buena fe en que se establecen los contratos entre empleados y empresa no permitirán establecer una línea definitoria en relación con el uso del correo electrónico en el trabajo, así la decisiva norma verá la luz cuando la jurisprudencia marcada por el Tribunal Constitucional establezca definitivamente el estatuto del correo electrónico. Hasta ese momento, las recomendaciones más conservadoras hablan, según el abogado de la Universidad de Deusto Sergio Pampliega Campo, de una coordinación porque ni la capacidad de control del empresario es absoluta ni los derechos del trabajador ilimitados y ambos derechos, el del empresario y el del empleado, se encuentran sometidos al principio jurídico de buena fe contractual.

Pero ante la carencia de normativa y la indefensión del usuario de Internet en cuanto a la garantía de la inviolabilidad de su correo, por actores en el proceso de transmisión de datos a través de al Red, el presidente de la Asociación de Internet, Víctor Domingo, recomendó el uso de herramientas, disponibles en la Red de forma gratuita, que permiten encriptar las informaciones que circulan por la misma y así evitar una posible violación.

Según explicó Domingo para justificar esta medida, hay un importante debate y una opinión mayoritaria sobre la inviolabilidad en general del correo electrónico, viniendo dada la respuesta por la legislación, bien a través de una revisión del estatuto de los trabajadores o por otro medio, pero al fin y al cabo, aseguró, lo único que se puede hacer ahora es cifrar los datos. 

 

REPRODUCIDO DE ANDALUCIA 24HORAS