Noticias - 21/Julio/00

LOGO

  
La UE prohibirá el buzoneo por Internet sin permiso del usuario

La Comisión se enfrenta a EE UU y se alía con los consumidores

Bernardo de Miguel. Bruselas.

El marketing directo por cualquier medio electrónico (teléfono, fax o correo) exigirá siempre el consentimiento previo del destinatario. La Comisión Europea, a pesar de las presiones por parte de la industria y para delicia de las organizaciones de consumidores, ha optado por esa solución en la propuesta de ley comunitaria sobre protección de la vida privada en el marco de las telecomunicaciones.

Bruselas se prepara para otra trifulca comercial con EE UU. A las disputas en que ya se ha enzarzado con Washington (vacuno con hormonas, contingente de importación de plátanos, denuncia ayer contra las tabaqueras estadounidenses), la Comisión Europea parece dispuesta a añadir una más.

Bruselas se dispone a prohibir el envío masivo de correo electrónico que, procedente sobre todo de Estados Unidos, inunda los buzones virtuales del viejo continente. Y, en este terreno, las empresas norteamericanas ya tienen un motivo de queja en otra propuesta comunitaria.

La CE pretende obligarles a registrarse fiscalmente en algún estado miembro para que impongan el IVA en sus ventas a través de Internet en toda la Unión Europea.

Según la Comisión Europea, la legislación actual sobre protección de la vida privada ya protege contra las llamadas telefónicas no deseadas de venta directa.

El nuevo texto legal, cuya propuesta se aprobó el pasado día 12, se limita a actualizar esa definición -sustituyendo el término llamada por comunicación- para incluir la publicidad por cualquier medio electrónico. "Esto significa que el correo comercial masivo [spam, en inglés] será prohibido excepto hacia los destinatarios que hayan indicado expresamente que desean recibirlo", señala la CE.

Presiones sobre la CE

Justo el sistema contrario que desean las empresas del sector, en especial las estadounidenses, que en su país gozan de la prerrogativa de enviar publicidad a todos los internautas, salvo que expresen su oposición a recibirla.

La Oficina de Organizaciones de Consumidores Europeos, con sede en Bruselas, asegura que "la Comisión sufre fuertes presiones para que edulcore su propuesta en favor de ese sistema".

La CE ha llegado a contemplar esa posibilidad. Pero los imperativos del mercado interior decantaron el debate hacia la posición defendida por las organizaciones de consumidores. Algunos estados de la UE ya han prohibido el comercio electrónico basura y, desde el punto de vista del comisario de Empresa y Sociedad de la Información, el finlandés Erkki Liikanen, esa circunstancia obliga a armonizar la normativa en ese sentido. De no ser así, afirma la Comisión Europea, las empresas de esos países podrían bombardear a los ciudadanos de otro Estado.

Bruselas minimiza el impacto de la norma en la actividad de las empresas. "De hecho, simplemente estamos creando una base legal para lo que ya hacen muchos proveedores de Internet, que se niegan a canalizar envíos procedentes de sitios de la Red con reputación de enviar mensajes de modo masivo", afirman fuentes próximas a Liikanen.

Además, según la misma fuente, la propuesta prevé una derogación para las comunicaciones entre empresas, a las cuales no se aplicará el sistema de autorización previa.

La CE defiende que las nuevas tecnologías necesitan un tratamiento legal adecuado. Como ejemplo, señala que ya no se puede asumir que los titulares de un teléfono móvil, como ocurría con los de una línea fija, deseen figurar en un listín.

REPRODUCIDO DE CINCO DIAS