Quedate en casa




   Noticias - 16/Junio/99

LOGO

  
ISPs, Telefónica y ADSL

La irrupción de Telefónica en la guerra del Internet gratuito en España (navegación y correo electrónico, que no llamadas telefónicas, la principal reivindicación) ha abierto numerosos frentes de batalla. Para empezar, una parte de los ISPs empezaron ayer a barajar la idea de contratar un buffete de abogados que denunciara a Telefónica por abuso de posición dominante, al regalar un producto que está cobrando
a los proveedores de acceso. En segundo lugar, la brecha entre la Telefónica Interactiva de Juan Perea y Telefónica Data de Guillermo Fernández Vidal se ha agrandado un poco más.

Mientras “Data”, la antigua TTD, llevaba a cabo un programa para fidelizar a los ISP, a través de Carlos Mariñas, el consejero delegado de la compañía, Perea, que, al parecer, aspira a suceder algún día a
Villalonga, soltaba la bomba del acceso gratuito, universal e indefinido, para quien se conecte por TeleLine a Infovía Plus. Telefónica Data se veía obligada a recomponer su política de acercamiento a los proveedores de acceso y se acogía a la única carta que puede quedarle para seguir facturando a estas pequeñas empresas: la tecnología ADSL.

Ayer martes extendía a los ISPs una invitación a sendos seminarios en Madrid y Barcelona, los días 22 y 24 de junio, respectivamente, para hablarles de “las grandes oportunidades del ADSL”. ¿Volverán a caer en el nuevo señuelo de Telefónica, después de que la operadora les haya engañado primero con Infovía, después, con Infovía Plus y ahora con el acceso gratuito? La multinacional española de las telecomunicaciones les ha prometido que les permitirá vender y facturar la tecnología ADSL, después de integrarles amplia documentación y ensalzar su labor formadora del público. (Porque son los ISP quienes han educado y atendido al público, fomentando el uso de Internet).

¿BOICOT A PRODUCTOS DE TELEFÓNICA?

La invitación llegó en medio del fragor de la discusión. Uno de los proveedores sugería que cada empresa aportara 100.000 pesetas y, una vez recaudados unos 20 millones pesetas, procedentes de 200 compañías, se contratara un a despacho de abogados norteamericano especializado.

“Podríamos contratar a los mismos que han puesto una demanda contra las compañías de cable americana por no realquilar sus líneas a los ISPs y otras productoras de TV”, sugería. La discusión, desarrollada a través de la lista de proveedores de Rediris, iba precedida de títulos tan elocuentes como “El principio del fin” y “Coordinación de proveedores de Internet en España “.

Entretanto, TeleLine empezaba a captar centenares de clientes, muchos de ellos internautas normales, lectores de LaBrujula.Net, que aprovechaban la ocasión para registrarse “online” y probar el servicio, con frecuencia sin otro interés que conocer el funcionamiento del servicio y encontrar respuesta a la sospecha de “si en adelante Infovía Plus marcharía todavía más despacio”. Los más “anti-Telefónica” colgaban sus opiniones en foros como “es.charla.conexión.tarifa-plana” y en Eldebate.net, señalando que
“desconfiaban por sistema de las ofertas gratuitas de Telefónica”.

Otra línea de discusión se refería a la publicidad engañosa que los medios de comunicación estaban potenciando, al señalar que Internet es gratis. Algunos veían en ello una nueva tomadura de pelo a la
reivindicación de la tarifa plana, que con esta cortina de humo volvía a desdibujarse en el horizonte. Los colectivos internautas acogían con frialdad la noticia de TeleLine, y algunos dirigentes avanzaban a
LaBrujula.Net que se está barajando la idea de promover un boicot general a Telefónica y sus productos.

ADSL PARA SEPTIEMBRE

El sábado 19 la Asociación de Internautas (AI) celebra en Madrid su primera Asamblea General, y de esta reunión puede salir una nueva estrategia de actuación. El panorama de confusión (de poca utilidad,
la verdad, para el usuario de a pie y para el desarrollo de Internet en España) se completaba ayer con una información conocida ayer por esta redacción, referida al ADSL. Esta tecnología que ofrece acceso a
alta velocidad a una cuota mensual fija, y que se erige en la alternativa al cable, no estaría disponible al público en julio ni en agosto, como afirmaba el secretario general de comunicaciones.

Según fuentes solventes, en julio podría contratarse, pero hasta mediados de septiembre no estaría verdaderamente en funcionamiento. Telefónica no tiene prisa por implantarla, las operadoras competidoras presionan para que se retrase al máximo, la CMT sospecha que podría dar lugar a situaciones monopolísticas y la presión social, protagonizada por los colectivos, medios y grupos internautas, no existe, pues casi nadie parece confiar en esta tecnología.

Si a esta confluencia de fuerzas, se añade la circunstancia de que en ningún país europeo funciona y que incluso en Estados Unidos existen reservas sobre su eficacia, se entiende mejor la situación. Aquí, de momento, la única realidad tangible es que transcurre el tiempo y parecen perderse todas las oportunidades de haber hecho algo grande o, al menos, novedoso.

REPRODUCIDO DE LA BRUJULA