Quedate en casa




   Noticias - 21/Junio/99

LOGO

  

Entrevista de EL MUNDO a Pedro Calvo, Presidente de la Comisión Internet del Senado

A pesar de la prudencia que le ha caracterizado desde que ostenta la presidencia de la Comisión Internet del Senado, Pedro Calvo sigue difundiendo un discurso muy cercano al Internauta. Eso, siendo como es compañero de partido de personajes como Arias Salgado, ya es mucho en los tiempos que corren.

Los que estamos al frente de la Asociación no podemos olvidar la imagen de Pedro Calvo arremetiendo contra el Director General de Telefónica en aquella jornada histórica en la Comisión del 19 de octubre (recomendamos la lectura de la sesión, no tiene desperdicio). Desde entonces él y su antecesor, Esteban González Pons, nos merecen el máximo respeto. No sólo por vapulear la impresentable intervención de Guillermo Fernández Vidal sino porque han demostrado con hechos estar realmente implicados con la causa. Esta afirmación puede sorprender a algunos si tenemos en cuenta la "caña" que repartimos habitualmente desde estas páginas contra el Gobierno del PP pero lo cortés no quita lo valiente y tanto Calvo como González Pons han sido ambas cosas. Es de justicia reconocerlo públicamente. No nos engañemos, defender una Red asequible y libre dentro del PP, al que el tema de Internet le ha explotado en la cara, no debe ser tarea fácil. Pedro Calvo es un "marciano" dentro de su partido...

No avalamos al 100% las palabras del Senador por una razón fundamental, en contra de lo que él dice, nosotros creemos que la Tarifa Plana o cualquier otro medio para proporcionar el acceso universal y asequible a todos l@s ciudadan@s sí es responsabilidad del Gobierno. Una responsabilidad ineludible si se quiere cambiar el concepto de usuario por el de ciudadano en la sociedad de la información.

Tampoco estamos de acuerdo en su defensa a ultranza del ADSL. Es posible que además del cable esta sea la única alternativa (todavía por demostrar) para ofrecer Internet de calidad pero el acceso básico, la puerta de entrada a la Red para todos los ciudadan@s, debería ser la Red de Telefonía Básica. Defender lo contrario exclusivamente sería como matricular en la universidad a un estudiante de primaria. La Asociación nunca se ha opuesto al ADSL como tal, sí a sus costes y a la posible aparición de un nuevo monopolio en manos de la omnipresente Telefónica. El ADSL puede ser una opción más pero no la única.

Por último, el Senador Calvo despacha con demasiada alegría un tema fundamental : el acceso de los nuevos operadores al bucle de abonado. No se trata de regular el mercado sino de propiciar desde la Administración la libre competencia, hacer realidad aquella fiesta-espejismo de la liberalización de Arias Salgado. El mercado está como está porque Telefónica sigue siendo un monopolio maquillado por la pluralidad de ofertas en las llamadas menos utilizadas por los usuarios "residenciales" como les gusta llamarnos. La legislación vigente se ha hecho a medida de Telefónica con el beneplácito del Gobierno del Partido Popular y la operación de mercadotecnia les ha fallado. Entre los iniciados, el discurso del máximo responsable de Fomento produce grima. Nadie se lo cree. Senador Calvo, no nos venda motos, por favor.

La entrevista de EL MUNDO es interesante y oportuna por muchos motivos. Llega después de unas elecciones a las que al partido en el gobierno no le ha ido tan bien como esperaba, tras una huelga europea que en España ha sido un éxito, en medio de la nueva situación creada por la "fiebre" del acceso gratuito y dos días después de la Asamblea de nuestra Asociación en la que se ha decidido seguir con más energía si cabe en la lucha por la Tarifa Plana.

LAS FRASES :

  • "El usuario demanda lo inmediato y hace bien, porque ha logrado sensibilizar al Gobierno, a la opinión pública y a las operadoras... Si no hubiera existido el debate de la tarifa plana, habría que haberlo inventado."

  • "Hay una asociación que no está a favor de la tarifa plana (AUI), sino que entiende que Internet es como el mapa de carreteras, en algunas de las cuales hay que pagar. Yo no comparto esta opinión. Y después, hay otras asociaciones de internautas que dicen que Internet es como estar en la calle, y que tiene que costar lo mismo que estar en la calle, es decir una tarifa plana. A mí me gusta este último ejemplo."

  • "Me atrevo a afirmar que si la desaparición del coste de acceso se hace a expensas de la calidad del servicio hemos hecho un mal negocio.Decisiones como la que han tomado las operadoras ponen en peligro al sector."

Pedro Calvo Poch, presidente de la Comisión Especial sobre Redes Informáticas del Senado

"No se puede regalar el acceso a Internet sin calidad"

VANESSA JIMENEZ

El 24 de febrero de 1998 sus Señorías aprobaron por unanimidad la creación en el Senado de una comisión para el estudio de Internet. Ahora, casi un año y medio después, su actual presidente se enfrenta a un informe de conclusiones, a la negativa de muchos internautas españoles a las actuales tarifas telefónicas y a las operadoras, que quieran ofrecer gratis la entrada en la Red. Tiene 31 años, milita en las filas populares y se llama Pedro Calvo.

Pregunta.- La Comisión que usted preside se creó para el estudio de Internet y la elaboración de un informe sobre la situación en nuestro país, ¿Cuándo vamos a poder leerlo?

Respuesta.- Lo vamos a presentar después del verano, en el mes de octubre. El punto de partida del informe destierra el concepto de usuario y abraza el de ciudadano en la sociedad de la información. Una de sus bases será la de eliminar las barreras que impiden que la Red sea integradora.

P.- Una vez presentado, ¿cuál será la senda que recorrerá el informe?

R.- Cuando tengamos el primer borrador se lo entregaremos al Gobierno, a todo el sector afectado y a los que han comparecido en la Comisión para darnos su opinión sobre la Red. Queremos que tengan la ocasión de opinar. Después se discutirá entre los grupos parlamentarios y el dictamen que salga del debate se elevará al Pleno. El Pleno de la Cámara lo volverá a debatir, se aprobará, y se convertirá en un dictamen del Senado. Tendrá las conclusiones, objetivos y recomendaciones que le hayamos dado en la redacción. Lo que nosotros no tenemos es la capacidad de aprobar un dictamen vinculante. Somos una Comisión de estudio, ni regulamos la Red, cosa que preocupó mucho a los internautas al principio, ni controlamos la acción ni del Gobierno ni de ninguna administración pública.

P.- ¿Qué pasado en Internet en España durante el casi año y medio de vida de la Comisión?

R.- Hemos sabido despertar cierta inquietud, sobre todo en el ámbito de la conciencia de los políticos. Creo que no exagero si digo que la Comisión ha servido para dinamizar el uso que de las nuevas tecnologías hacen las Cortes Generales y también para dinamizar el grado de compromiso de muchas administraciones con el desarrollo de Internet. Lo más importante que hemos hecho es que, paralelamente a la convocatoria de expertos, nos pusimos a desarrollar nuestro propio trabajo en la Red. La página web del Senado, en estos momentos, es el mejor web de cualquier institución pública de Europa. Es decir, hemos utilizado las nuevas tecnologías para eliminar barreas: cualquier ciudadano puede leer un diario de sesiones, escribirle un correo a un senador o volcar su opinión sobre Internet en nuestro foro.

P.- Una Comisión que nació del consenso, ¿ha funcionado?

R.- Sí, ha funcionado. Y es cierto que no ha habido grandes disensiones, salvo en el tema de la tarifa plana, en el que el partido de la oposición puede y debe permitirse un posicionamiento con menos responsabilidad.

P.- ¿Es irresponsable entonces pedir la tarifa plana?

R.- No, pero no es una decisión que deba tomar el Gobierno. La tarifa plana es un debate que, si se produce en términos cerrados, es difícil, porque no te puedes manifestar en contra. Pero esta tarifa no es en sí misma un objetivo, sino uno de los medios para alcanzarlo.

P.- Sí, pero al usuario lo que le preocupa es su factura telefónica.

R.- El usuario demanda lo inmediato y hace bien, porque ha logrado sensibilizar al Gobierno, a la opinión pública y a las operadoras... Si no hubiera existido el debate de la tarifa plana, habría que haberlo inventado.

P.- ¿Cómo vais a eliminar entonces la barrera económica, la que más preocupa en la actualidad a los internautas?

R.- Estoy convencido de que ya hay un grado de concienciación importante para que el coste económico no sea un factor de discriminación. A diferencia de EEUU, el cable con el que hacemos nuestras llamadas fue pensado para transmitir voz, no datos. Sería necesario acelerar una mejora, y el Gobierno hace lo posible.

P.- ¿Apoya entonces la ADSL de Fomento?

R.- Es la única posibilidad que hay ahora en España para que, utilizando la infraestructura que tenemos, podamos conseguir un ancho de banda para una Internet de calidad. Si vivo en el centro de Madrid y quiero fibra óptica podría tardar uno o dos años. La ADSL, estaría en dos meses.

P.- ¿Está a favor de la tecnología ADSL que propone Fomento para la tarifa plana?

R.- Es la única opción para conseguir una Internet de calidad con la actual infraestructura.

P.- ¿Pero no cree que podría conducir a un nuevo monopolio?

R.- Ese es el problema que otros operadores tienen con el operador dominante para compartir el bucle de abonado. Es un problema en el que no vamos a entrar, porque no regulamos el mercado.

P.- ¿Por qué están en contra asociaciones e internautas?

R.- Hay una asociación que no está a favor de la tarifa plana, sino que entiende que Internet es como el mapa de carreteras, en algunas de las cuales hay que pagar. Yo no comparto esta opinión. Y después, hay otras asociaciones de internautas que dicen que Internet es como estar en la calle, y que tiene que costar lo mismo que estar en la calle, es decir una tarifa plana. A mí me gusta este último ejemplo. Pero la Red cambiará. Ahora es muy generosa, pero cuando seamos 10 millones de internautas, nadie ofrecerá gratis lo que está vendiendo en los quioscos.

P.- ¿Qué piensa de la estrategia de las operadoras de regalar el acceso a Internet?

R.- Me atrevo a afirmar que si la desaparición del coste de acceso se hace a expensas de la calidad del servicio hemos hecho un mal negocio. En España, el mercado de los ISP [proveedores de Internet] es mucho más importante que en ningún otro país, ya que el modelo de Infovía hizo del acceso a la Red un negocio fácil de desarrollar. No sé si fue bueno o malo, pero ayudó a culturizar el nuevo mercado. Decisiones como la que han tomado las operadoras ponen en peligro al sector.

P.- ¿Por qué?

R.- El ciudadano paga una media de 65,30 pesetas diarias por el acceso a Internet. Ese coste es ridículo y ya era una tarifa plana desde tiempos inmemoriales. Además, las telefónicas se están haciendo con una parte del mercado que todavía no estaba en la Red, lo que es más grave, porque la calidad que se ofrezca a los nuevos clientes también decidirá el futuro de la Red.