Noticias - 09/Marzo/99

  
Los nuevos operadores piden a Fomento acceso a la red local de Telefónica

JUAN MANUEL ZAFRA, Madrid

Más de una veintena de compañías de telecomunicaciones, agrupadas en la patronal Astel, han pedido al Ministerio de Fomento que les permita usar la red de Telefónica para competir en el mercado de telefonía local. Telefónica no está obligada a facilitar el uso de su propia infraestructura para que las nuevas operadoras (Retevisión, Uni2, BT, Airtel y otras) accedan al mercado local. Los nuevos operadores creen que si no cambian las normas se fortalecerá el dominio de Telefónica bajo una aparente liberalización del sector.

La Asociación de Empresas Operadoras y de Servicios de Telecomunicaciones (Astel), de la que forman parte empresas nacionales y multinacionales, como Retevisión, Uni2, Airtel, British Telecom, RSLCom, Colt Telecom, Esprit, ONO y JazzTel, entre otras, ha enviado a la Secretaría General de Telecomunicaciones una dura respuesta a los planteamientos oficiales sobre la futura apertura del mercado de la telefonía local (bucle local, en la jerga del sector).

El bucle local (la parte de la red que une las centrales urbanas de Telefónica con hogares y empresas) es el único ámbito en el que por ahora Telefónica no tiene obligación de facilitar el uso de su red a la competencia.

Sin embargo, la posibilidad de que los nuevos operadores accedieran al mercado local mediante la red del operador dominante colocaría a España en la vanguardia del sector en Europa, ya que tan sólo en Alemania, Suecia y Finlandia se ha abierto el bucle local, pese a la fuerte resistencia de los antiguos monopolios.

El escrito de Astel destaca "el malestar" existente entre los nuevos operadores "porque se les ha privado de un debate sobre un asunto que va a condicionar la competencia", en referencia a las negociaciones que mantienen Fomento y Telefónica para la revisión del actual régimen de precios autorizados, el establecimiento de una tarifa plana por el uso de Internet y la implantación de una tecnología nueva (ADSL) en el mercado local con la que pueda dar satisfacción a los internautas .

En principio, Fomento estaría dispuesto a permitir que los nuevos operadores utilizaran la red local de Telefónica si usan la tecnología ADSL, una de las más avanzadas en el sector, lo que, a juicio de los miembros de Astel, no conduce más que al "fortalecimiento de la posición del operador dominante en el mercado" porque es el único que dispone actualmente de la capacidad para implantarla. "La propuesta que se nos presenta preserva la posición de dominio de Telefónica y no se puede aceptar en sus actuales términos", afirma el escrito enviado a la secretaría general de Comunicaciones.

La patronal Astel, de la que salió Telefónica hace unos meses, entiende que los planteamientos de Fomento debieran mejorar en muchos aspectos porque la consecuencia inmediata de su aplicación "es asegurar a Telefónica el control del tráfico en Internet bajo la apariencia de una apertura del bucle de abonado".

Límites a la competencia

La patronal concluye que "la actual propuesta restringe injustificadamente el número y el tipo de servicios que los operadores entrantes pueden ofrecer a sus clientes, deja aspecto esenciales del servicio en manos de Telefónica y crea barreras al cambio de operador", según el escrito. En él, los nuevos operadores advierten sobre el riesgo de introducir planteamientos políticos en el desarrollo de las telecomunicaciones y afirman que, si para satisfacer la moción del Congreso sobre la aplicación de una tarifa plana para Internet , "se impone una forma concreta de acceso al bucle de abonado no contrastada previamente con otras alternativas, aquélla al menos debería atenerse a las reglas de competencia y reunir condiciones de calidad, apertura y no discriminación".

Los nuevos operadores señalan también que el departamento que dirige Rafael Arias-Salgado no debería limitarse a recoger las propuestas que le hace Telefónica y tendría que mostrarse más exigente, en cambio, con la calidad y los precios del servicio que ofrece el operador dominante. Afirman que "es necesario que se regulen los precios al público de Telefónica y todas sus filiales para que estén orientados a los costes reales del servicio".

Y frente a la pretensión de Fomento para la instauración de un régimen de precios máximos en el sector, Astel propone un régimen de precios mínimos que, a su juicio, impediría que Telefónica actúe como un depredador en el mercado anulando la competencia.

Astel señala también que Fomento debería permitir que las operadoras de cable usen la red de Telefónica para acceder mediante acceso indirecto (los prefijos 052 o 050 que ya usan Retevisión o Uni2 y los que ya tienen asignados otras operadoras) para entrar en el mercado local mientras no puedan disponer de las redes propias que están tendiendo en toda España.