Noticias - 17/Mayo/00

LOGO

  
Por Villalonga no tenemos nada.

Diario 16. Opinión.

¿Ustedes entienden algo?. No ha pasado una semana desde que el Gobierno español, en una maniobra intervencionista inusitada, abortó la operación de fusión entre Telefónica, operadora dominante española, y KPN, operadora dominante holandesa. El motivo que se esgrimió para oponerse a dicho pacto era que nuestro Gobierno no podía consentir que Telefónica, nuestra Telefónica de toda la vida y ahora en manos del Sr. Villalonga, cayera en manos del Gobierno Holandés. Y de esa manera nuestra virtual pica en Flandes se fue al garete.

Muchos nos preguntamos si a nuestro Gobierno le importaría menos que el futuro dueño de Telefónica en vez de ser un Gobierno extranjero, aunque comunitario, fuera un señor particular. Al fin y al cabo, y según las crónicas y las tertulias, Telefónica es una empresa privada y cada vez más particular. Pero desgraciadamente se olvida con mucha frecuencia que Telefónica gestiona en régimen de monopolio la llamada local, a la que estamos abonados 19 millones de forma obligatoria y a la que hemos pagado y amortizado durante 70 años de franco, con perdón, monopolio.

Señores del Gobierno: si quieren intervenir Telefónica háganlo, pero háganlo rápida e inteligentemente. Bajen las tarifas de la llamada local, que tan abusivamente nos están cobrando, liberalicen el bucle local y permítase a la sociedad española que acceda a Internet a precios normales. Normal es lo que se paga en Estados Unidos por acceder a Internet, tarifa plana entre 13 y 30 dólares mes y llamadas locales muy baratas, por no decir gratis.

Así que déjense de peleas entre amigotes, que son las peores, porque el Señor Villalonga ha cogido carrerilla con lo que nos saca a todos los españoles por administrar el monopolio de la llamada local con su empresa privada. Ahora con estos pelos le vemos compra que te compra, que si una radio, que si una tele, que si un banco periférico, que si una productora, que si un portal, que si Miami, que si Nueva York .... y todo a costa de los de siempre.

Ya saben, bajen las tarifas telefónicas, liberalicen el bucle local y el efecto Villalonga perderá gas y harán felices a 19 millones de abonados, que lo somos porque no nos queda más remedio, y de Villalonga no se preocupen, que los de Lycos son americanos y allí con los monopolios, preguntar por Microsoft, no saben no contestan.

De nada por la idea

Víctor Domingo

 

REPRODUCIDO DE DIARIO 16 (17/05/2000)