Archivado en Opinion, operadoras

opinión angel matilla

Los internautas no queremos pagar la factura de la guerra del futbol


Se abre la veda y parece que los grandes grupos de telecomunicaciones se han hartado de pagar ingentes cantidades de dinero por los derechos del deporte rey ¿Y nosotros, los usuarios? ¿Lo vamos a notar?




No, no nos quedamos quietos: Lo dijimos el año pasado y lo volvemos a repetir. Quien quiera fútbol, deberá pagarlo

Tres asociaciones,AI (Asociación de Internautas). ADECES (Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales). UCGAL (la Unión de Consumidores de Galicia). , han pedido a las telecos que no pujen por los derechos del fútbol con una serie de argumentos económicos demoledores, que merece la pena leer. A colación de esta noticia me puse a ojear en internet algunos diarios nacionales y me ha llamado la atención un titular de unos días antes: Las 'telecos' lanzan un pulso a Roures y amenazan con dejar desierta la subasta de derechos del fútbol

Las tres grandes españolas (Telefónica, Vodafone y Orange) parece ser que se han hartado de estar pagando por los derechos de este deporte. No me sorprendería que la razón fuera que no ha habido el rendimiento esperado en la captación de clientes interesados en pagar más por ver los partidos.

Y no sólo se han hartado; han avisado a Mediapro, que es quien tiene dichos derechos, con no firmar la renovación del contrato al término de la próxima temporada. Y el argumento de peso es este:

?Las empresas señalan que conservar los contenidos del fútbol en equilibrio financiero supondría «elevar de 20 a 50 euros al mes» lo que el cliente paga por el servicio?.

Parece que lo primero que se caería sería la Champions. En este momento poder ver este torneo supone un desembolso de 15 euros al mes en el caso de Movistar Fusión, según se puede ver en su página web.

Las comparaciones son odiosas

Una pequeña dispersión.

Lo sabemos, pero no queda más remedio. Tomemos como ejemplo el Reino Unido tal vez, junto con España, el país en el que con más intensidad se vive el fútbol. Veamos algunos datos económicos:

Datos de 2017

España

Reino Unido

PPA (?/año)

30.457,07 ?

35.120,46 ?

Tasa de paro

18,28%

5,00%

Tasa de inflación

1,05%

1,88%

Así lo primero que vemos es que un británico dispone de un 15% más de dinero que un español; además la tasa de paro es más o menos el 25% de la española.

Vamos con los operadores. En España el paquete Fusión+ Fútbol de Movistar supone 80 ?/mes e incluye 80 canales más ocho partidos de liga por jornada (pero no la Champions), banda ancha simétrica de 50 Mb, llamadas fijo-fijo ilimitadas, etc. Una oferta similar de BT, ya pasadas las ofertas, cuesta la friolera de ¡66 ?!

No es la primera vez que hablamos de datos similares. A un español medio ese contrato con Movistar le supone al año un 3% de su renta mientras que al británico poco más de un 2%.

¿Lo notaremos?

Hecha esta acotación sobre el coste, ¡vamos allá!

¡Bien! Si las tres grandes no renuevan ese contrato con Mediapro eso significa que se van a ahorrar una respetable cantidad de dinero. Ahora bien: Supuesto que dicha renovación no se firme, ¿significa que de alguna forma se va reducir la factura que cada mes pagamos a esas compañías?

Si nuestros estupendos operadores son consecuentes y NO renuevan ese contrato con Mediapro, lo lógico es que ese dinerito que se van a ahorrar lo notemos los usuarios de alguna forma. Una de las cosas que se pide en el escrito antes citado es:

«Por último señalar que los abonados, entre ellos los suscriptores de los canales deportivos, entenderán que pagar estos precios detrae recursos para afrontar otros retos: extensión de redes de alta capacidad, ampliación de contenidos propios y más asequibles, etc.»

Es un punto con el que en cierta medida discrepo. Esos retos que se citan ya han de estar previstos en los planes de futuro de las empresas; el contrato en discusión es algo que ha venido ahora añadido. Creo sinceramente que ese ahorro que puede suponer a estas empresas ha de revertirse de alguna forma en los usuarios finales reduciendo la factura mensual que pagamos cada uno.

Asustan las cifras que se barajan en todo este tinglado. Actualmente sólo los derechos de retransmisión de la Champions están alrededor de 1.200 millones de euros; sí: no me equivocado con los ceros. Por poner un ejemplo que pueda servir de comparación: el presupuesto del ayuntamiento de Toledo (83,741 habitantes) para el año 2017 ha sido de 85,5 millones; sólo los derechos la Champions suponen ¡14 veces ese presupuesto!

Más sangrante si cabe es el caso de la Liga. La asociación de clubes de fútbol espera ingresar por las próximas tres temporadas (2019-2022) 4.000 millones de euros, que a las arcas de dichos clubes les vendría de perlas. Es evidente que el contrato saldrá por más ya que el intermediario, la empresa del señor Roures, algo tendrá que sacar de beneficio por poco que sea, y no creo que eso ocurra. Suma y sigue...

Pero me temo que no...

Es evidente que todos, en su parte alicuota, se han equivocado con este producto.

Se han equivocado los clubes de fútbol que pensaban que esto iba a ser la gallina de los huevos de oro para sus castigadas cuentas; se han equivocado los operadores que creyeron que la oferta del fútbol iba a traer un número notable de contratos... Al final ni los clubes han ingresado lo que esperaban ni las telecos han logrado que la mayoría de los contratos entraran por el aro de esta oferta. El único que, al menos aparentemente, ha acertado ha sido el señor Roures; por lo menos de momento, porque ya veremos que pasa de aquí en adelante.

Hay una cosa que me ha llamado la atención. Cuando Telefónica ha desplegado su red FTTH, imponiendo la televisión a todo el mundo, el contrato básico era el llamdo Fusión+ Familiar. Consultando la web de Movistar me he encontrado dos cosas; primero: que ese contrato ha desaparecido de la oferta del operador; el básico es el llamado Fusión #0 que, además, tiene u na originalidad: te imponen la televisión (poca, eso sí) pero no te dan el decodificador para poder verla en tu casa.

Y segundo, y más preocupante: directamente, sin consulta previa de ningún tipo, han transformado mi contrato en Fusión + Fútbol. Y no me gusta... Por una sencilla razón: ¿quién me garantiza que no voy a pagar más por algo que ni he pedido ni quiero?

Porque una cosa es que se avise de un cambio en la tarifa que se paga, disfrazándola de no se sabe bien que mejoras en las características de lo contratado, y otra muy distinta es esconder esa subida con un cambio de contrato.

Lo dicho: Al final ese respetable ahorro, de llegar a producirse, no lo veremos reflejado en una factura que no deja de crecer año tras año.

Angel Matilla es miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Internautas


pdfprintpmail