Archivado en Opinion, Seguridad

Descubre los tipos de estafas que existen por Internet y cómo evitarlas


No podemos negar que el mundo digital tiene miles de ventajas: con Internet se puede desde comprar una entrada para un musical, adquirir unos tenis de marca desde otro país e incluso emprender un negocio online o trabajar desde casa. En definitiva, Internet, debido a su facilidad de uso y cercanía, hace aumentar el número de operaciones y transacciones monetarias que se realizan pero, por desgracia, el número de estafas se incrementan a través de este medio también.




Los estafadores por Internet pueden llegar a ser muy peligrosos debido a que cambian de estrategias constantemente para que las autoridades no puedan capturarlos. No obstante, estos ciberdelincuentes basan sus ataques siempre en varias categorías y conociendo estas situaciones podremos prevenir el fraude por la red y hacerlas llegar al máximo número de personas posibles.

Estos son los tipos de fraudes más habituales que nos podemos encontrar:

1. Estafas con pagos anticipados

En este tipo de estafas, el ciberdelincuente convence a su víctima para que le pague dinero por adelantado con la promesa de obtener una mayor ganancia en un tiempo posterior. Y existen 5 categorías de estafas con pagos anticipados:

Compras online: podemos alertarnos cuando el vendedor de algún producto, por el cual estemos interesados en comprar, nos da la posibilidad de realizar una transacción porque no está en el país, ofreciendo entregar el producto a través de un conocido suyo. La entrega nunca se realizará y tú perderás el dinero.

Engaños sentimentales: el estafador juega con la persona, demostrando cierto interés sentimental por ella, a través de Skype o Whatsapp; incluso le envía fotos de una persona atractiva que no corresponde con su persona. Su objetivo es fijar una cita cuando haya conseguido confianza con esa persona y sacarle el máximo dinero posible, alegando que lo necesita para el avión, por problemas de salud, para salir de su país, o cualquier otra cuestión que se le ocurra.

Ofertas de trabajo falsas: y si no fuera bastante con la crisis, hay quienes se aprovechan de esta circunstancia. Los estafadores contactan contigo a través de tu correo (ya que previamente enviarías alguna oferta por Internet y así consiguieron tus datos) ofreciéndote un puesto de trabajo, con un salario alto. ?El trabajo será tuyo? si pagas por él, supuestamente para cubrir los gastos de materiales, papeleo, etc. Evidentemente, el trabajo no existe.

Timos de caridad: aquí el estafador suplanta la identidad de alguna organización de caridad, pidiendo donaciones para catástrofes naturales, terrorismo o enfermedades graves. Pueden incluso utilizar logos de entidades idénticos a los originales para aumentar su credibilidad.

Amenazas: se trata de un supuesto ?asesino? que te contactará para decirte que alguien le ha contratado para matarte. Y para no hacerlo te propone que le pagues más de lo que su rival le ha ofrecido.

2. Fraudes de tarjeta de crédito

El delincuente crea una página web idéntica a la original, en la que vende productos o servicios que pueden ser comprados con tarjeta de crédito. Para atraer a más gente, los precios de estos productos o servicios suelen ser más bajos y podemos encontrarnos desde entradas de espectáculos o la venta de un smartphone de gama alta.

3. Phishing

Este tipo de estafa viene de la palabra inglesa fishing, que significa pesca, haciendo referencia a que los usuarios muerdan el anzuelo convirtiéndose en víctimas del fraude. Aquí, el ciberdelincuente intentará robarte tu identidad y datos personales (claves, nombres de usuario, número de tarjetas), y el proceso es el siguiente: el estafador o pisher se hace pasar por una persona o empresa de confianza (un banco suele ser lo más habitual), utilizando un logotipo oficial, y solicitando verificar o confirmar datos importantes de la persona. El pisher puede contactar a través de un email, un sistema de mensajería, una llamada de teléfono, e incluso a través de una página web.

Una modalidad de phishing es el pharming, que permite al atacante redirigirte a una página falsa, sin pulsar ningún enlace, y la página será exactamente igual pero con unos matices diferentes, difíciles de identificar.

A continuación os desgloso algunos consejos que debéis seguir para no ser víctima de un fraude por Internet:

- Protege a tu ordenador con un buen antivirus y actualízalo cuando proceda. Así será más difícil que los hackers vulneren aplicaciones de correo y navegadores.

- Utiliza parches en tu sistema operativo junto con un firewall, que es el software que comprueba la información procedente de Internet o de una red y que bloquea o permite el paso de esta al equipo. De esta forma evitarás que te instalen troyanos o programas espías.

- Ten siempre el navegador actualizado.

- Nunca hagas clics en los enlaces de emails de personas que no conoces. Borra el enlace y no pulses en ellos, aunque en el correo intenten persuadirte para hacerlo o intenten provocarte con frases como ?tu cuenta ha sido cerrada o desactivada?.

- Comprueba tus extractos bancarios después de recibir estos correos y comunica a tu banco lo que te ha sucedido.

- Verifica la legitimidad de un dominio, puedes hacerlo mediante WHOIS.

- Para saber si la página web es segura debes asegurarte que se está utilizando el SSL (antes del nombre del dominio busca que aparezca ?https:?) y verifica el nombre del dominio como hemos dicho anteriormente.

Por último, si has sufrido alguna estafa tienes que denunciarlo ante la Policía o la Guardia Civil, donde hay unidades específicas que intentan pararles los pies a estos delincuentes.

Como veis estas técnicas son desconocidas por la mayoría, por eso es importante que las difundamos y acabemos de una vez con esto. Porque lo único que pueden conseguir, aparte de aprovecharse de la inocencia de la gente, es que seamos más reticentes al uso de Internet, sobre todo aquellas personas de edad más avanzada que acaban de subirse al carro de la nueva era digital.

Edith Gómez Editor - gananci.com


pdfprintpmail