Archivado en Noticias, Bucle Local

La CMT da la razón a Retevisión en su denuncia sobre la apertura de la telefonía


La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones ha dado la razón a Retevisión en su demanda contra Telefónica por no haber atendido las ampliaciones de puntos de interconexión, puntos para engancharse y usar la red de Telefónica, aunque no ha sancionado a la operadora por considerar que es función de los tribunales ordinarios.





La resolución de la CMT establece que Telefónica deberá cumplir las obligaciones de provisión de ampliaciones de capacidad solicitadas por Retevisión para poder ampliar sus servicios que fueron solicitadas por Retevisión el 26 de septiembre del 2000 y para lo que la CMT elaboró un plan de contingencias en marzo de este año.

La CMT estima que no puede iniciar un expediente sancionar contra Telefónica ya que el acuerdo al que llegó con Retevisión sólo se puede reclamar en los tribunales ordinarios.

Fuentes de Retevisión señalaron que están estudiando el fallo para ver si procede acudir a los tribunales ordinarios para denunciar a Telefónica.

Telefónica tenía que haber dado a conocer en qué puntos se pueden conectar los operadores a sus redes para abrir la competencia en telefonía local indirecta (usando la red de Telefónica). Telefónica debe ampliar estos puntos para que los operadores entrantes puedan dar servicio. Retevisión denunció a Telefónica ante la CMT, acusándola de no tener listas ninguna de las medidas necesarias.

Bucle local

Retevisión calificó de "muy optimistas" las previsiones de Telefónica de que los ciudadanos podrán elegir compañía de telefonía fija después del verano, una vez solucionados los problemas para que el operador dominante y las compañías alternativas lleguen a acuerdos sobre la instalación de equipos propios en las centrales locales de Telefónica.

Tanto Retevisión como Uni2 subrayaron que el anuncio de Telefónica de proponer a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) un cambio del procedimiento legal para desbloquear el proceso de apertura a la competencia del bucle local responde a una petición previa de la asociación de operadoras Astel, de la que no es miembro Telefónica, a la CMT para que tome medidas cautelares contra la operadora dominante.

Según el procedimiento en vigor, los operadores comunican a Telefónica qué centrales locales les interesan. Telefónica les contesta en 15 días, por correo ordinario, comunicándoles una propuesta de costes. Si el número de solicitantes de una central concreta disminuye porque a algunos no les interesa el precio, Telefónica vuelve, en el plazo de otros 15 días, a envíar una nueva propuesta de costes a los operadores que siguen interesados, y así sucesivamente. Han transcurrido casi 5 meses y no se ha avanzado nada.

La CMT tiene previsto presentar en junio una revisión de los precios de interconexión (los que las compañías pagan a Telefónica por utilizar su red), según confirmaron fuentes del organismo regulador. Estos precios son la otra cara de la moneda del bucle local, ya que al alquiler mensual del bucle, fijado en 2.100 pesetas, las compañías alternativas tienen que sumar la cuota parte de los gastos de mantenimiento de cada central. Sin embargo, sólo el alquiler del bucle es mayor que la cuota de abono que Telefónica cobra a sus clientes (1.742 pesetas mensuales), con lo que las otras compañías no podrán competir con la operadora dominante salvo que el Ministerio de Ciencia y Tecnología rebaje los precios de interconexión y el alquiler del bucle.

Reproducido de Expansion Directo

pdfprintpmail