Archivado en Opinion, operadoras

opinión angel matilla

¿Por qué siguen engañando?


No descubro nada nuevo si os digo que sigo buscando cómo ahorrar en mi factura de telecomunicaciones. Creo que todos hacemos más o menos lo mismo; tal vez yo sea un poco más insistente.





Hace cosa de un mes recibí una llamada con una oferta de una operadora de telefonía que como poco era interesante; luego ya veremos si digo quién es el ofertante... Yo ahora, como autónomo y para dar servicio a mi pequeño negocio, tengo contratado con Movistar esto:

  • Teléfono fijo con llamadas a fijos ilimitadas (salvo los dichosos 80X /90X).
  • Teléfono móvil con franquicia de tráfico.
  • Internet (fibra con 50 Mbps simétricos).
  • Televisión (eso sí para ver sólo en dispositivos y no con decodificador).

Bueno... Por esta “maravilla” de paquete estoy pagando 48 euros/mes (IVA incl.); incluye 49 canales de televisión que sigo, como autónomo, sin saber para qué demonios me valen sobre teniendo en cuenta que tengo dos veces Canal Sur, TVG, TV3, ETB, vario canales locales en catalán... pero, al contrario que en mi casa, no está el canal de la región en que resido; además, desde hace unos meses en este paquete básico Movistar no facilita decodificador. En mi caso no me importa, pero digo yo que habrán particulares que lo tengan contratado para su casa y querrán usar aquello que pagan. Vale: Esta es mi dispersión siempre que hablo de Telefónica y sus ofertas de fibra. Se demuestra cada día más que entre todos estamos pagando los megacontratos de eventos deportivos; a las pruebas me remito de las cifras que se mueven por la red y que más de una vez hemos comentado en esta web. La oferta La oferta que recibí era esta:

  • Teléfono fijo con llamadas a fijos ilimitadas (salvo los de siempre).
  • Teléfono móvil llamadas a fijos ilimitadas, 100 minutos de llamadas internacionales y 1000 mensajes gratis
  • Internet (fibra con 300 Mbps simétricos)

Y todo por un precio de 44,77 euros/mes. Bien, de entrada son unos tres euros menos al mes pero con más prestaciones, bastantes más, que las ofrecidas por Movistar. A la vista de esta oferta, y tras sopesarla, decido seguir adelante con la migración. La realidad Pasados unos diez días recibo este correo electrónico:

  • Hola Hemos comenzado a activar tu servicio ADSL y hemos visto que, para poder hacerlo, es necesaria la visita a tu domicilio de un técnico de Telefónica, para que instale una nueva línea de teléfono.

¿Perdón? ¿ADSL? ¿Pero no era fibra a 300 megas? ¿Qué está pasando aquí? Llamo al operador y ¡Oh sorpresa! ¡No puede ofrecerme la conexión por fibra! Para tratar de engancharme me ofrecen una rebaja en el precio del contrato y, las cosas como son, si la oferta hubiera sido interesante me lo hubiera planteado pero sólo me garantiza, creo recordar, un precio de 39 euros al mes durante seis meses. A la vista de esto ya que es evidente que pierdo calidad en la conexión les pido que cancelen la operación de migración. Y viene la segunda sorpresa: como ya se ha iniciado el proceso de portabilidad tendré que hacer frente a los gastos (90 euros) por la cancelación del mismo; cuando les comento que las responsabilidad de esta cancelación no es mía ya que no han respetado la oferta poco menos que me dicen que ese no es su problema. Esta por ver que pasa si ese cargo llega a mi cuenta; ya pueden darse prisa en incluirme en las famosas listas de morosos.

Al grano Me tengo por alguien algo experto en toda esta maraña que son las ofertas de telefonía; me considero exigente, sí pero no exijo nada que yo no vaya a cumplir. Lo que me resulta inadmisible es la tomadura de pelo de llamar a quien sea para hacer una oferta que la propia empresa sabe que no puede cumplir. Si en lugar de topar conmigo se encuentran con cualquier persona que no se mueva en este mundillo con cierta soltura logran un cliente a base de engaños y subterfugios y luego al engañado le cuesta un triunfo, veinte enfados, cincuenta improperios y un buen trago de bilis deshacer el entuerto en que le han metido, si es que llega a lograrlo. Se que es una pregunta retórica, que no es la primera vez que la traigo a colación en este teme o similar, que cada vez parece más que somos la voz que clama en el desierto pero realmente ¿vale para algo que nos quejemos de las mentiras en las ofertas y la publicidad? ¿tiene que ser necesario estar siempre encima de los proveedores para que hagan bien las cosas? No sé. Tal vez es que me haya vuelto un tiquismiquis en este sentido, pero los ahorros que tenemos en casa, sean pocos o muchos, nos ha costado conseguirlos y desde luego no quiero dilapidarlos a base de engaños y falsas ofertas.

 

Por cierto, que no he dicho quien me hizo esa oferta tan interesante. Se trata de uno de los operadores alternativos que más está creciendo últimamente, el grupo MásMóvil (MásMóvil, Yoigo, Pepephone y Llamaya). En teoría tiene cobertura con fibra en 13 millones de hogares y una cobertura móvil superior al 98% de la población. Esas ofertas... En este caso concreto me refiero a este operador, pero la crítica es extensible a prácticamente todos. De entrada no entiendo ni siquiera como se les ocurre ofertar un producto que bajo ningún aspecto pueden comercializar; eso ya puede considerarse publicidad si no fraudulenta sí engañosa.

En segundo lugar hay que indicar que en demasiados casos se están aprovechando de la ignorancia y buena voluntad de los clientes finales.

Es demasiado frecuente que aparezcan noticias en las que se informa de la desarticulación de una red de estafadores que se dedican a dar de alta contratos de suministro de electricidad o gas. Lo que no acabo de entender es que no se dé tanta publicidad a los falsos contratos de telefonía, a esas portabilidades que no se han pedido. Tal vez parezca que es menos importante este tema que los de otros suministros, pero no perdamos de vista que muchos de esos contratos conseguidos de forma normalmente poco clara afectan a personas mayores, que normalmente no están al tanto de todos estos temas y que en muchos casos sólo cuentan con ese teléfono (fijo o móvil) para mantenerse en contacto o poder avisar de cualquier problema en su domicilio. Hemos hecho muchas veces referencia a esa publicidad cuando menos poco clara:

Esto son sólo dos ejemplos, además no referidos a MásMóvil; hay muchas otras referencias por nuestra web, pero por lo visto ¡da lo mismo! De acuerdo, en Autocontrol está quien quiere estar pero las diversas Administraciones competentes tiene mecanismos suficientes para verificar que esa ofertas sean veraces y honestas, que no sean únicamente útiles para captar clientes y una vez dado ese paso, ¡si te he visto, no me acuerdo! ¿Tan difícil es ser honrado y cumplir unas normas que nos obligan a todos? ¿Tan complejo es no hacer ofertas falsas que en muchos casos pueden llevar aparejados serios problemas a clientes desconocedores de este mundo?

Angel Matilla es miembro de la Junta directiva de la Asociación de Internautas


pdfprintpmail