Ya somos los últimos


Asumámoslo: somo el país con la menor tasa de penetración de Internet de Europa. Hasta ahora, solo estaba por detrás de nosotros Portugal, pero el espectacular crecimiento del número de Internautas lusos durante el 2000 ha superado todas las previsiones. Ellos han hecho sus deberes y han presentado una tasa de penetración del 20 por 100 del apoblación; la de España es del 19 por cien.




POR JAVIER ALCALDE (*) El Gobierno vecino ha decidido deshacerse de complejos neoliberales y ha intervenido en el sector de las telecomunicaciones para garantizar una tarifa plana de 24 horas por mas de 2.000 para la franja nocturna. En España, donde contamos con un Ministerio de Ciencia y Tecnología destinando sobre todo a las quisicosas de Internet y una pomposa Ley General de Telecomunicaciones que, supuestamente, pretende garantizar el llamado una tarifa plana de 24 horas por 4.000 ptas, y poco mas de 2000 para la franja nocturna.

En España, dónde contamos con un Ministerio de Ciencia y Tecnología destinado sobre todo a las quisicosas de internet y una pomposa Ley General de Telecomunicaciones que, supuestamente, pretende garantizar el llamado "acceso universal" a la red, seguimos sufriendo las consecuencias de esa parodia de tarifa plana que ofrecen las operadoras :car, ondulada, desigual y de calidad más que dicutible. Entre las causas de nuestro retraso ya único en Europa está, por supuesto, el excesivo precio de la conexión, pero no debemos olvidar otro culpable oculto: el desconocimiento general de las ventajas que ofrece internet. El Gobierno está obligado a garnatizarl la libre competencia y el acceso universasl, pero también a divulgar las virtudes de la tecnología entre sus ciudadanos. Y esta tarea todavía está más verde que la primera cuando ni siquiera en muchas de nuestras escuelas hay suficientes ordenadores.

(*) Jorge Alcalde es Redactor Jefe de las secciones de Internet y Muy Digital de la revista Muy Interesante.

Artículo publicado en "Muy Interesante", nº 240, Mayo 2001.

pdfprintpmail