Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

Sigue la preselección fraudulenta...y sigue, y sigue, y sigue...


Ciencia y Tecnología y el Ministerio de Sanidad y Consumo son culpables de esta situación.





A lo largo de este año la Asociación de Internautas (AI) ha recibido más de 400 consultas de usuarios que denunciaban haber sido preasignados de forma fraudulenta a través de distintos métodos: acceso a sus datos personales y bancarios de forma engañosa, falsificación de firmas, envío de contratos no solicitados, visitas de comerciales haciéndose pasar por empleados de Telefónica, etc.

En una de estas situaciones se ha visto inmerso A.A. que dirige a la AI la siguiente reclamación: “Me dirijo a ustedes con el fin de que me informen del modo en que debo actuar al respecto del fraude del que, a mi modo de ver, he sido objeto. Soy cliente de Telefónica y durante una temporada estuve recibiendo a través de varios cauces (llamadas telefónicas y correo ordinario) información de la empresa Auna para contratar el servicio de Preasignación. A pesar de haber hecho caso omiso a sus reiteradas llamadas e incluso al envío de un contrato para devolver firmado, la citada empresa, AUNA, me comunicó, posteriormente, que me habían activado su servicio de preasignación. Telefónica me indica que, para darme de baja como cliente suyo, debe haber recibido, a través de otro operador, un contrato firmado por mí. Auna, a petición mía, me ha hecho llegar una copia de un contrato con una firma que no es la mía.”

Estas actuaciones fraudulentas que se repiten de modo reiterando e incesante tienen su origen en la falta de unas normas que protejan a los usuarios ante estas prácticas, obligándoles a ir de un operador a otro para que su voluntad sea respetada, así como a sufrir estas molestias sin sanción para el operador que comete el fraude ni indemnización para el usuario al que se obliga a acudir a los tribunales de justicia si quiere conseguirla.

Por todo ello la AI señala al Ministerio de Ciencia y Tecnología como culpable de esta situación por su política caracterizada por el “laisser faire, laisser passer” del liberalismo más rancio.

También el Ministerio de Sanidad y Consumo debe asumir sus responsabilidades puesto que a él le corresponde tutelar los derechos de los consumidores y, por lo que se ve, su política es absolutamente complaciente con la del propio Ministerio de Ciencia y Tecnología basada en la desprotección de derechos de los usuarios, a pesar de que las cifras oficiales demuestran el incremento del número de reclamaciones en el sector de telecomunicaciones.

Hasta el día de hoy, sólo la Agencia de Protección de Datos se ha convertido en baluarte de los derechos de los consumidores sancionando a operadores que han accedido a datos de forma engañosa.

La AI anuncia que desde el próximo martes todos los usuarios que lo deseen podrán encontrar en su web (www.internautas.org) los instrumentos para solicitar la inhabilitación de la preasignación, así como, los posibles destinatarios de las denuncias de los usuarios en los casos de preasignación fraudulenta o slamming. En cualquier caso, estos sistemas, no permiten que el usuario sea indemnizado, salvo denuncia ante los Tribunales , con lo que no cubrirán el hueco de una desregulación como la actualmente vigente.

Especial NO SLAMMING en www.internautas.org


pdfprintpmail