Archivado en Noticias, ADSL

Los retrasos en el bucle local blindan el ADSL de Telefónica


Las primeras centrales del último tramo de la red telefónica (bucle local), siendo muy optimistas, empezarán a abrirse a la competencia a finales del presente año, o incluso en 2002, aseguran a LA GACETA fuentes de los operadores que compiten con Telefónica. Y es que, más de siete meses después del comienzo teórico de la apertura y tras las medidas cautelares de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) para hacer el proceso viable, éste ha vuelto a empezar prácticamente desde cero.




Entre tanto, Telefónica sigue con su agresiva estrategia de comercialización del ADSL - tecnología que se implanta en el bucle y amplifica la velocidad de acceso a Internet-. Por el momento, el dominante lo hace a través de Terra y Telefónica Data, filiales de su mismo grupo. Ayer, el presidente del grupo, César Alierta, solicitaba que se apruebe el servicio a cliente final para Telefónica de España, como ocurre con el resto de antiguos monopolios europeos.

Interferencias

Telefónica cuenta en la actualidad con 160.000 clientes de ADSL, de los que alrededor de 100.000 los ha conseguido en lo que va de año. La operadora asegura tener capacidad para dar ADSL al 80% de la población y prevé llegar al 90% este año.

¿Cómo? Se preguntan los operadores alternativos. Telefónica fijó en su Oferta para el Bucle de Abonado (OBA), que será revisada por la CMT en septiembre, un porcentaje de utilización del bucle para ADSL del 30%. El motivo es que cada cable o bucle está formado por 25 líneas sin protección entre sí y Telefónica aseguraba que si se instalaba ADSL en más del 30% de esas líneas habría interferencias, por lo que estableció este límite en su OBA. Aún mayor es el problema que generan las líneas con hilo musical.

Si Telefónica capta en estos meses mucha cuota de mercado restringirá las líneas disponibles para el resto, comentan.

Los operadores alternativos sólo pueden por tanto ofrecer ADSL, por el momento, de forma indirecta, pagando una cuota de interconexión a Telefónica. La CMT ha obligado al dominante a rebajar dicha cuota y dejar un margen fijo a sus competidores. Telefónica ha recurrido la medida.

Reproducido de La Gaceta de los Negocios

pdfprintpmail