La UE pone límites al buzoneo en Internet


Los ministros de Telecomunicaciones de la Unión Europea acordaron ayer rechazar los envíos de correo electrónico no solicitado (spam ) y garantizar la destrucción de los datos personales de los usuarios que se obtengan a través de Internet y que éstos no hayan autorizado a guardar.




El usuario deberá autorizar la publicidad por correo electrónico

CARMEN JANÉ - BARCELONA

La directiva sobre privacidad en las comunicaciones electrónicas sólo autorizará el archivo cuando sean datos de interés para "la defensa o la seguridad del Estado", informa Efe. La norma europea puede inspirar el redactado de la ley de servicios de la sociedad de la información (LSSI) que ultima el Gobierno.

La directiva europea sobre correo electrónico obliga a las empresas a pedir permiso a sus posibles clientes, excepto si se trata de "clientes habituales" que no se hayan negado expresamente, matización que permite cruzar la base de datos con sus transacciones de ventas. Además, reclama que se pida, al menos una vez, permiso antes de instalar una cookie (archivos que registran el paso de un usuario por una página).

La fórmula, definida por fuentes comunitarias como un "opt-in flexible", choca con las posiciones de los proveedores de servicios y de asociaciones de comercio electrónico, que habían pedido un sistema en el que cualquier usuario pudiera recibir publicidad excepto si no había manifestado expresamente su deseo de ser excluido (opt-out ), el sistema que se aplica con el correo postal.

RECURSO AL SELLO Ésta era la opción de la Asociación Española de Proveedores de Servicio (AEPSI) de cara a la LSSI. Para ellos, una posición como la de la UE "obligará a las compañías que operan en Internet a recurrir al correo postal".

La Asociación de Internautas (AI) aprueba la postura europea pero recomienda a sus usuarios "que no compren si la empresa no te asegura que no te va a enviar publicidad toda la vida, que además va a pagar el destinatario por las conexiones lentísimas que hay", declaró ayer su presidente, Víctor Domingo.

Reproducido de El Periodico de Cataluña

pdfprintpmail