Archivado en Sin Canon

DENUNCIAN "APROPIACIÓN INDEBIDA" Y "PERSECUCIÓN"

La SGAE estudia excluir de su Asamblea a los autores díscolos con Teddy Bautista


La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) celebra el próximo martes su Asamblea General Anual, en donde todos sus socios tendrán la posibilidad de intervenir acerca de la gestión de su junta directiva. Sin embargo, algunas de las voces más críticas con la gestión desempeñada por su presidente, Teddy Bautista, podrían carecer de dicha opción. La organización estudia negar el acceso a cuatro socios que han denunciado a la SGAE por “apropiación indebida” e “irregularidades" en la gestión de la entidad.




LD (M. Llamas) .- Los músicos Marcos Navarro, Luis Cobo, José Antonio Prieto y Antoliano Toldos, todos ellos autores socios de la SGAE desde hace años, tienen varias denuncias interpuestas contra la entidad que dirige Teddy Bautista, por “apropiación indebida” e “irregularidades” en la gestión de dicha sociedad de autores. Pese a ello, de momento, tales asuntos se encuentran en los juzgados y no hay constancia de ninguna sentencia firme o resolución judicial al respecto.

Los socios díscolos con la dirección de Baustista tenían previsto intervenir en la Asamblea General que la SGAE celebrará el próximo martes, con el objetivo de exponer sus quejas y reivindicaciones. Sin embargo, según las fuentes consultadas por Libertad Digital, la organización está estudiando la posibilidad de negar el acceso al recinto a estos cuatro socios.

El motivo de tal planteamiento radica en que la SGAE ha abierto diversos expedientes disciplinarios contra estos autores que, desde hace años, han lanzado duras críticas contra la gestión de Teddy Bautista.

Todos ellos critican que el 90 por ciento de los socios “no tienen voz ni voto en la gestión de la entidad”. Además, “tan sólo perciben ingresos una tercera parte de los socios y que, únicamente los ingresos del 4 por ciento de los miembros que retribuye la SGAE superan el salario mínimo interprofesional (600 euros al mes)”.

Es decir, que de los 91.000 socios inscritos en la SGAE “sólo pueden votar 7.000 autores, y apenas 30.000 perciben algún tipo de cobro por derechos de autor”, señalan. Pese a ello, fuentes de la entidad señalan que, en realidad, sólo son tres ó cuatro los socios críticos frente a los más de 90.000 que están inscritos en la SGAE. Y el sistema de reparto que se aplica es aprobado y aceptado por la inmensa mayoría de sus miembros.

Además, tal y como recogen los estatutos de la entidad, al igual que cualquier otra empresa privada (como es la SGAE), la sociedad está en su "legítimo derecho" de excluir a aquellos miembros que cuentan con expedientes disciplinarios abiertos por la comisión de irregularidades o faltas que atentan contra las normas internas de la propia organización, recuerdan.

"Cobra quien publica"

Tales fuentes no han confirmado a LD que se haya adoptado una decisión definitiva sobre el acceso o no de estos artistas a la Asamblea del próximo martes. Sin embargo, recuerdan que estos autores siempre han podido participar libremente en tales reuniones, pudiendo exponer sus puntos de vista sobre la gestión de la entidad. De hecho, algunos de ellos, incluso, se presentaron a las elecciones a la Junta y no salieron elegidos por el resto de miembros, recuerdan.

Estos cuatro socios críticos con la dirección de la SGAE tienen varias denuncias interpuestas contra la entidad por la reclamación de derechos no percibidos, que tildan de "apropiaciones indebidas” por parte de la SGAE. Según denuncian, esta actitud discrepante les ha conllevado la apertura de expedientes disciplinarios y sanciones económicas superiores a los 3.000 euros.

En este sentido, Luis Cobo denuncia que desde el año 2000 se ha encontrado “con muchos problemas” para cobrar los cerca de 15.000 euros que, según él, le adeuda la SGAE en base a derechos de autor no percibidos. “No confío para nada en la gestión de mis derechos de autor que realiza la SGAE”, afirma.

Cobo denuncia que, por ejemplo, la entidad le adeuda más de 100 euros que no cobró por una actuación de su grupo Guadalquivir el pasado año. “Si estos pequeños errores se extrapolan a todos los conciertos y actuaciones que se celebran en España cada año, algo que, por otra parte, es muy común, la cantidad de dinero que se embolsa la SGAE a costa de los artistas es enorme”, advierte.

Los estatutos reconocen la potestad de excluir a socios

Además, “si te quejas te sancionan. O estás con ellos o contra ellos”, en referencia a la dirección que maneja la entidad, añade Cobo. Por eso “en las asambleas nadie tiene el valor de criticar la gestión, ya que corres el riesgo de ser sancionado. Y si te niegas a pagar la multa, te vuelven a sancionar”, explica.

Sin embargo, Cobo reconoce que los estatutos de la SGAE reconoce la potestad de “suspender tu derecho a voto o expulsarte de la asamblea”, en caso de ser expedientado por la entidad.

Por su parte, el compositor José Antonio Prieto reclama a la entidad más de 1 millón de euros que la SGAE “se ha apropiado indebidamente”. Sin embargo, la entidad recuerda que tan sólo pueden cobrar derechos de autor aquellos artistas que publican obras y, además, generan beneficios. De hecho, la SGAE repartió cerca de 395 millones de euros entre sus socios en 2007, tal y como recoge su memoria de gestión anual presentada ayer.

pdfprintpmail