Archivado en Sin Canon

TODOS CONTRA EL CANON

La noche de los óXcar


El éxito sorprendió a la propia empresa; literal y materialmente. El aluvión de gente que acudió a la Gala de entrega de los primeros premios ÒXCARS desbordó las previsiones de Conservas y EXGAE y la Sala Apolo, uno de los últimos de Filipinas del Paralelo barcelonés vio tambalearse su aforo máximo. El inicio de la gala hubo de retrasarse cerca de treinta minutos sobre la hora prevista para que la organización replanteara la distribución de los espectadores en el local, cuya movilidad, muy fluida en el formato original que se proyectó, quedó bastante reducida.




El montaje, bajo la dirección de Simona Levi, asistida por un experto equipo, fue verdaderamente espléndido, de gran altura técnica y, desde luego, muy alejado de la improvisación y precariedad que suelen aquejar, en general, a los espectáculos copyleft. También, todo hay que decirlo, los medios fueron mucho más importantes; deconocemos el resultado económico del acto, pero el coste de producción no ha sido, con toda seguridad, bajo.

Entre los sponsors del acto que más nos llamaron la atención (y, consecuentemente, sin ánimo exhaustivo, del que quedamos muy lejos), destacamos Ladinamo entre cuyos muchos méritos está el de haber conseguido inscribir por primera vez la palabra copyleft en una sentencia judicial; la librería, editorial y distribuidora Traficantes de Sueños, con un fondo muy importante -propio y de terceros editores- de textos teóricos y divulgativos del copyleft; Jamendo, un impresionante almacén de música libre para escuchar y descargar... y muchos más.

Los ÓXCARS que se entregaron fueron, en definitiva, estos:

* Categoría Animación: Blender Foundation, productora de la que se proyectó esta deliciosa obra.

* Categoría Cine: Guillermo Zapata, quien dirigió unas breves palabras en solidaridad -que recabó- para cuatro inmigrantes vendedores de top manta en trance de ser deportados a su país y a los que calificó sin tapujos de trabajadores. De Guillermo se proyectó el cortometraje «Y todo va bien»

* Categoría Literatura: Wu Ming Foundation por el conjunto de sus éxitos, también bajo licencia libre, pero que han sido comercializados por las editoras más prestigiosas y con millones de lectores en su haber

* Premio Galileo Galilei: Pablo Soto, creador de Manolito P2P, que iba a intervenir en directo mediante televisión por IP pero tuvo que hacerlo mediante un podcast pregrabado, ya que, en el momento de la gala, estaba en vuelo hacia España, procedente de Norteamérica, a fin de comparecer en la vista preliminar del pleito que le ha interpuesto PROMUSICAE por los daños y perjuicios causados por su tecnología de redes de pares. La locura y la codicia de las entidades de gestión de derechos de autor no se detiene ni ante el absurdo.

* Categoría Millones de Audiencia en tu habitación: las descargas P2P, que fueron objeto de una escenificación.

* Categoría Mercados de Futuro: Enrique Sierra y su proyecto para la promoción de materiales libres 127

* Premio Demanda seguro: Leo Bassi, sin duda la figura estelar de la noche que estuvo pedagógico, confortante, exuberante... y salido. Leo Bassi, es Leo Bassi.

Después de esta actuación, el local se convirtió en una verdadera fiesta -si no lo había sido hasta entonces- que se prolongó hasta las más altas -pero municipalmente reglamentarias- horas de la noche.

Allí estuvo: Javier Cuchí

pdfprintpmail