Archivado en Gobierno y Leyes

Gallardón propone 6 años de prisión para los propietarios de webs de enlaces


Los cambios propuestos en los artículos 270 y 271 del actual Código Penal criminalizarían a los propietarios de webs de enlaces. El castigo de 6 años de prisión sería más grave que el impuesto a aquellos que posean pornografía infantil, penado con cinco años.




Angela Bernardo Alt1040.- La criminalización de Internet sigue siendo una tendencia política en España. La presentación del nuevo Código Penal de Gallardón continúa la senda iniciada por otras disposiciones jurídicas, como la Ley Lasalle. Solo que ahora no se sobrepasan los límites jurídicos, sino que rozan el esperpento.


Gracias al trabajo del Departamento de Derecho Penal de la Universidad de Barcelona, tenemos acceso al anteproyecto de Ley Orgánica por el que se modificaría nuestro Código Penal. Y en lo relativo a los delitos contra la propiedad intelectual, en especial en lo que se refiere al apartado de webs de enlaces, la propuesta del Ministerio de Justicia es, sinceramente, ridícula.


En un Estado de Derecho como España, la Constitución establece el marco jurídico de los derechos fundamentales y las libertades de los ciudadanos. En el polo opuesto del Derecho, se encontraría el Código Penal, que establece las líneas rojas legales que nadie ha de sobrepasar, ya que en caso contrario será castigado. Son ambas configuraciones legales, en su justo equilibrio, las que garantizan la salud de una democracia.


Pero parece que el Código Penal de Gallardón tiende a ampliar alegremente las líneas rojas y las medidas punitivas, en especial en lo relativo a Internet en general, y a las webs de enlaces en particular. La actual redacción del anteproyecto, tal y como está ahora, establece una pena de prisión de 6 años para todo aquel que facilite el acceso de cualquier obra intelectual aún sin beneficio económico directo, criminalizando a los propietarios de las webs de enlaces, y también a los vendedores de dispositivos que permitan la elusión de protecciones tecnológicas.


¿Y por qué es ridícula esta medida? Porque además de criminalizar la red, y no entender su funcionamiento, ni proponer alternativas, se castigaría con más años de prisión a los dueños de webs de enlaces, que a una persona que obligue a un menor o a una persona incapaz a prostituirse (castigado con 5 años de prisión), o aquel que tenga pornografía infantil (también penado con cinco años).


Es decir, ser propietario de webs de enlaces comenzaría a ser considerado como un delito grave según el nuevo Código Penal de Gallardón. La actual redacción es tan absurda, que hasta chocaría con el procedimiento administrativo que proponía la Ley sobre la Propiedad Intelectual:


Un nuevo paso para criminalizar Internet y que deja en evidencia los intereses del Gobierno con el nuevo Código Penal de Gallardón. Un anteproyecto que de no ser modificado convertirá en delincuentes a todos aquellos que posean webs de enlaces.


pdfprintpmail