Quedate en casa




   Noticias - 04/Junio/99

LOGO

  
TeleLine devuelve el dinero al abogado que presentó la demanda para evitar que el caso llegue a los tribunales

Como se recordará, en fecha 3 febrero de 1999 se interpuso, por el abogado madrileño D. Rogelio Turrado Turrado (B&T Gabinete Jurídico), demanda de Juicio Declarativo Verbal, contra la compañía Telefónica Servicios y Contenidos por la Red S.A., a la sazón creada y participada en su totalidad por Telefónica con el objeto de suministrar acceso a los servicios TELELINE.

El objeto de esta demanda no era otro que solicitar judicialmente, ya que las negociaciones y reclamaciones extrajudiciales fueron imposibles, la resolución del contrato de acceso a los servicios TELELINE suscrito por el Letrado mencionado y la demandada T.S.C.R., dado el patente incumplimiento por parte de ésta última de las obligaciones a que se comprometía en el susodicho contrato, que básicamente consistían en: servicios de conexión, intercambio y difusión de información disponible a través de la red INTERNET, incluyendo navegación www, transferencia de ficheros, correo electrónico, el acceso a un área de contenidos y servicios en línea ("on line") propios, así como a la disponibilidad de una página Web personal.

Como es conocido y notorio, la prestación del servicio de acceso a INTERNET dejó mucho que desear, por no decir que fue un auténtico desastre, a finales del año pasado e inicios del actual, lo cual desembocó en la huelga de internautas del 30 de enero pasado, ya que ni se daba una solución, ni, al menos, una respuesta o explicación por parte de Telefónica.

Pues bien, fijada la fecha para celebración de Juicio Verbal el día 4 de junio a las 12´30 horas, en el Juzgado de Primera Instancia número 64 de Madrid, éste no se llevará a cabo ya que T.S.C.R. ha satisfecho al Letrado demandante la totalidad del precio pagado por el servicio de conexión a TELELINE: algo más de 20.000 Ptas., viniendo así a dejar indemne al mismo de los perjuicios sufridos como consecuencia del claro incumplimiento, por parte de T.S.C.R., del contrato suscrito.

Se pone fin así a una reclamación que nunca tenía que haber llegado a los Tribunales, si Telefónica y su filial T.S.C.R., hubieran atendido a su debido tiempo las peticiones que con anterioridad se le hicieron, ya que implícitamente vienen a reconocer ahora que el servicio fue defectuoso y a veces inexistente, aunque el precio ya se había pagado en su totalidad y por supuesto por adelantado.