Archivado en Noticias, operadoras

Nos suben la cuota de abono mensual


Bruselas ha dado la razón a Telefónica y a partir de marzo la cuota de abono mensual costará 100 pesetas más.




Mientras, la operadora dominante inicia una tímida rebaja en las llamadas a móviles, en las provinciales e interprovinciales

MÁS CARO
Cien pesetas más al mes

Las tarifas telefónicas andan de lo más alborotadas. Para empezar, Bruselas ha dado la razón a Telefónica y la compañía ha subido la cuota de abono mensual, es decir el fijo que se abona a Telefónica en concepto de mantenimiento e instalación de líneas. Así, el 1 de marzo la compañía empezará a cobrar 1.642 pesetas, 100 más al mes. En agosto se producirá una segunda subida de 100 pesetas dejando la cuota en 1.742 pesetas. Un incremento que se dejará sentir en cada una de las 17 millones de líneas que Telefónica gestiona.

A pesar de que la cuota mensual de Telefónica, tras aplicar esta primera subida, es la segunda más barata de Europa, las críticas por la subida de precios no se han hecho esperar, la asociación de consumidores CECU ha tildado de “impresentable” la subida de la cuota mensual. En palabras de su portavoz: “Es una barbaridad esta subida. Telefónica tiene apalabrada una rebaja de todas sus tarifas y ellos saben que lo que tienen que hacer es bajar los precios”.

PROTESTAS. Las críticas arrecian. La Asociación de Internautas (AI), por boca de su presidente, Víctor Domingo, manifiesta no entender que se cobre un dinero cuando no se está prestando ningún servicio a cambio:“Estamos hablando de un servicio universal al que tenemos derecho los españoles y que ya pagamos con nuestros impuestos. Además, esas líneas están amortizadas desde hace años. Los ciudadanos estamos tragando ruedas de molino con el beneplácito de Bruselas”. Para limar asperezas, la compañía de César Alierta ha efectuado un tímido recorte del 5% en las llamadas provinciales y un 10% en las interprovinciales. Esta rebaja supondrá un descenso del 2 por ciento en la factura media de los clientes, muy lejos aún del 6 por ciento que impone la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) sobre el total de servicios de la compañía.

Así las cosas, lo único cierto es que no hay forma de dar esquinazo a la subida de cuota de abono. Pagar la dichosa cuota es un hecho irrenunciable. Ya se realicen las llamadas con Telefónica o cualquier otro operador siempre hay que abonar la cuota mensual al primero, puesto que, al fin y al cabo, la línea sigue perteneciendo al antiguo monopolio. En el mejor de los casos, los clientes, por ejemplo, de Retevisión o Jazztel –únicas operadoras que ofrecen una oferta total incluidas las llamadas locales– sólo tienen que abonar esta mensualidad a Telefónica, ya que las operadoras alternativas únicamente facturan lo consumido en llamadas sin ningún tipo de fijos mensuales. La omnipresencia de la cuota de Telefónica se debe a la falta de infraestructuras de otros operadores. Así, desde Retevisión se arguye que la construcción de líneas propias es un proceso lento: “Hay que cablear las ciudades y ya contamos con 350.000 líneas de acceso directo, en su mayoría pertenecen a empresas. Pero aún no podemos promocionar un servicio a través de nuestras propias líneas porque éste no se puede dar a la generalidad de la población”. En cualquier caso, cuando el tendido de líneas lo permita, los clientes de compañías diferentes de Telefónica también tendrán que abonar cuotas mensuales. La anunciada por Retevisión es de 1.200 pesetas mensuales.

GANANCIAS. De momento, y gracias a la subida de la cuota, Telefónica se embolsará 1.700 millones de pesetas adicionales cada mes que, tras la subida de agosto, se convertirá en 3.400 millones de pesetas, y habrá otra tras el verano. Sin embargo, la operadora no considera que estos aumentos sean suficientes. Una idea que ha sido refrendada por la Unión Europea, quien insta al Gobierno a atajar lo que la operadora ha denominado “déficit de acceso”, es decir, lo que cuesta el mantenimiento básico de las líneas y la garantía de ofrecer acceso telefónico a todos los ciudadanos. En concreto, Telefónica cifra las pérdidas por la política de precios del Ejecutivo entre 250.000 y 300.000 millones de pesetas anuales desde 1998. No obstante, el Gobierno también ha echado sus cuentas. Si Telefónica afirma tener un déficit de 300.000 millones, es tanto como decir que pierde 1.250 pesetas mensuales por línea cada línea.

DE FIJO A MÓVIL

Los precios que bajan

No todo son malas noticias para el bolsillo del consumidor. La teleoperadora ha endulzado la subida de la cuota de abono con la rebaja de las llamadas provinciales e interprovinciales. De momento, y como prueba de buena voluntad, Telefónica ha hecho públicas las tarifas. Las conexiones provinciales tienen un precio de 13,44 pesetas el minuto y las interprovinciales de 25. El establecimiento de llamada seguirá costando 15 pesetas. Las rebajas sólo tendrán vigencia en una franja horaria determinada: de lunes a viernes y de ocho de la mañana a seis de la tarde.

Asímismo, Telefónica trae otra rebaja. Esta vez, en las llamadas de fijo a un móvil de la misma compañía o de Airtel. Así se bajan los precios de las tarifas en horario normal, es decir de 8 a 22 horas de lunes a viernes y de 8 a 14 horas los sábados. En esta franja horaria el minuto tendrá un precio de 39 pesetas, cinco menos que las 44 pesetas anteriores. Las llamadas en horario reducido seguirán costando 22 pesetas.

También Jazztel ha efectuado una rebaja en sus llamadas internacionales y de fijo a móvil. Las primeras costarán en torno a 15 pesetas minuto. Según la compañía, este precio las sitúa un 60% por debajo de los precios de mercado. En lo que respecta a las llamadas de fijo a móvil, el precio por minuto en horario normal (lunes a viernes de 8 a 22 horas y a partir de las 14 horas del sábado) será de 38 pesetas aplicable a cualquier operador, lo que se traduce en una rebaja del 15,5%.

Por su parte, Retevisión no se queda atrás. La compañía ha lanzado un bono para llamadas de fijo a móvil. El “Bonomóvil” incluye 90 minutos de conversación desde cualquier teléfono fijo a un móvil por 1.700 pesetas al mes en horario reducido (lunes a viernes a partir de las 18 horas y sábados a partir de las 14 horas). Además, el bono elimina el coste de establecimiento de llamada.

Reproducido de Ariadna (EL Mundo)

pdfprintpmail