Archivado en Noticias, SPAM

Una asociación denuncia la saturación de los correos electrónicos por el SPAM


Los correos electrónicos de los estadounidenses se encuentran saturados de publicidad electrónica no solicitada --conocida como 'spam'-- que abarca desde ofertas para perder peso, concursos para ganar un millón de dólares o invitaciones a sitios pornográficos, sin que las autoridades norteamericanas se decidan a actuar para penalizar esta 'invasión', según denunció hoy la asociación 'anti-spam' CAUCE.




"Hay 24 millones de pymes en Estados Unidos", declaró el presidente de la organización, Scott Hazen Mueller, quien señaló que "con que sólo el uno por ciento de estas empresas enviara un correo publicitario al año, cada buzón electrónico recibiría 657 'spams' diarios".

De hecho, dijo, cada internauta suele recibir decenas de 'spams' diarios, una "avalancha" que se podría explicarse por el bajo coste que supone realizar una campaña publicitaria a través de Internet.

Según un estudio que la Unión Europea realizó el pasado mes de enero, el precio medio de una campaña de markéting en Estados Unidos se sitúa en unos diez centavos de dólar (más de veinte pesetas) por envío, mientras que el coste de un correo a través del servicio postal varía entre medio dólar y un dólar (entre 95 y 190 pesetas).

Por otra parte, según la compañía Forrester Research, el 18 por ciento de los internautas abren los 'spams' que recibe en su correo electrónico, mientras que el porcentaje de consulta de los avisos publicitarios en Internet alcanza tan sólo el 0,65 por ciento.

PERJUICIO PARA EL DESTINATARIO

Si bien es evidente lo práctico y económico que el envío de 'spams' resulta para el anunciante, esta práctica tiene a menudo un coste muy perjudicial para los destinatarios. Así, la Comisión Europea estima en "al menos unos 10.000 millones de euros (1,6 billones de pesetas) el coste incurrido por parte de los internautas", debido principalmente al tiempo de conexión necesario para bajar y luego leer esos mensajes.

En cuanto a los proveedores de acceso a Internet, el envío de 'spams' "les supone igualmente un coste elevado en términos de banda de transmisión, programas de filtro, material y personal que trata esos mensajes suplementarios, así como en materia de clientes descontentos", que cambian de portal al considerarlo responsable de esta invasión de publicidad no deseada a su buzón, explicó por su parte el vicepresidente de CAUCE, John Mozano. Cada vez más habitualmente, los portales usan filtros para impedir que esos mensajes lleguen a sus abonados, pero, precisa Mozano, "no deberíamos tener que pagar para protegernos del marketing abusivo".

NECESIDAD DE LEGISLAR

Por ello muchos internautas reclaman que se elabore una legislación federal que les proteja de esta práctica, ya que aunque actualmente unos veinte estados norteamericanos disponen de leyes 'anti-spam', que condenan a los responsables de sus envíos al pago de multas --a un promedio de diez dólares (1.900 pesetas) por mensaje no solicitado-- éstas se encuentran limitadas geográficamente y "están lejos de ser eficaces", lamenta Mozano.

La prohibición de modificar la dirección del remitente y el motivo de su mensaje, la imposición de elevadas multas o la posibilidad de que los consumidores lleven ante la justicia a los responsables de esta práctica son algunas de las opciones que se incluyen en el proyecto de ley que actualmente en debate en el Congreso.

Esta normativa, que podría ser aprobada en un futuro relativamente cercano, pretende legislar a nivel nacional la limitación de la difusión de mensajes publicitarios no solicitados.

Reproducido de Europa Press

pdfprintpmail