Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

La confusión rige en el mercado de información de telefonía


Mañana se cumple el primer mes de liberalización de una actividad que ha encarecido los precios y enrarecido las nuevas prestaciones





Antonio Lorenzo- Madrid. Mañana se cumple el primer mes de la liberalización de los servicios de información de directorios, cuyos los resultados provisionales provocan la confusión entre los usuarios. La ausencia de diferenciación de las ofertas, el caos tarifario, el encarecimiento medio de los servicios y la existencia de bases de datos de diferente calidad, en perjuicio de las empresas ajenas al Grupo Telefónica, distorsionan un servicio universal abierto a la competencia, según indican fuentes de varias organizaciones de consumidores. Para la Asociación de Internautas, el actual modelo es "errático, caprichoso y arbitrario" , según califican en un comunicado.

Basta con realizar la misma consulta a los cuatro operadores de este joven mercado para apreciar que los precios mantienen diferencias de hasta el 233%. Ante una consulta simple, como averiguar el número de teléfono del Fútbol Club Barcelona, existen operadores que tardan hasta dos veces más que otros. Negocio deficitario Telefónica de España (11818-11825) y TPI (11888) —ambas del Grupo Telefónica—, junto con la alemana Telegate (11811-11880) y la irlandesa Conduit (11850) coinciden en proporcionar información sobre los números de abonados de telefonía fija, si bien cada compañía aporta valores diferenciales en un negocio deficitario para el 1003 de Telefónica de España. Hasta el momento, sólo Telegate ofrece servicios de progresión de llamada para abonados nacionales e internacionales (acceder directamente al teléfono solicitado sin necesidad de marcar ningún número). Esta posibilidad de conexión, que representa una mejora sustancial en los servicios de directorios, fue estrenada hace meses por el 1003, si bien Telefónica de España suspendió dicha posibilidad, a instancias de la CMT.

El servicio más barato para una consulta muy rápida lo proporciona la irlandesa Conduit, ya que por 30 céntimos de euros el minuto proporciona uno o varios números de teléfonos. Telefónica de España, a través del 11818, sólo atiende una consulta por llamada, a un precio de 35 céntimos. La misma consulta en Telegate cuesta 80 céntimos el minuto, mientras que TPI tasa el servicio con un euro, al margen del tiempo que se consuma en averiguar el teléfono. TPI, Telegate y Conduit proporcionan varios números de teléfono en la misma llamada.

En las últimas cuatro semanas, miles de personas han reparado en el cambio de los códigos de información telefónica al teclear el tradicional 1003. Una grabación se encarga de informar de que dicho "servicio ha pasado a prestarse desde el 4 de abril exclusivamente a través de otra numeración", y que acto seguido recuerda: 11818, 11850, 11888, 11811".

La grabación altera el orden de los números a favor de la igualdad de oportunidades. Sin embargo, la mayoría de las personas sólo recuerda o anota un único número, generalmente el primero que escucha. Es decir, el usuario que acuda aleatoriamente a cualquiera de los números indicados en la grabación puede llegar a pagar un euro (en el caso de TPI) por una consulta que el pasado mes de marzo costaba 35 céntimos en el 1003.

Telegate prevé cerrar el primer mes del servicio 11811, con cerca de medio millón de consultas, según estimaciones realizadas ayer a este periódico por fuentes del mercado.

Fuentes sindicales del Grupo Telefónica apuntaron que el tráfico del 11818 ha caído el 40% respecto a los casi 16 millones de consultas mensuales del 1003.

Reproducido de La Gaceta DE LOS NEGOCIOS .

Noticia relacionada:

La CMT encarece los servicios de información telefónica.

pdfprintpmail